La Casa de la Noche
Bienvenido invitado a La Casa de la Noche Argentina. Si estás registrado, identificate. Y si no estás registrado, estás invitado por todos los usuarios a registrarte!!!
Asi que, REGISTRATE y empeza a vivir tu propia historia en LA CASA DE LA NOCHE!!!
Fase Lunar
CURRENT MOON
Staff de HON Argentina
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Tu panel de control
TU PERFIL
Información
Preferencias
Firma
Avatar
RED SOCIAL
Lista de amigos e ignorados
Miembros del foro
Grupos de usuarios
MENSAJES PRIVADOS
Mensajes recibidos
Mensajes enviados
TEMAS SUPERVISADOS
Suscripciones
Últimos temas
» Actualidad
Lun Ene 18, 2016 3:11 am por LEONELG88

» cual es su personaje preferido???
Mar Ago 26, 2014 3:09 am por *Adriane*

» Fifty Shades of Grey!
Sáb Jun 07, 2014 11:39 pm por **April Lubally**

» TRILOGÍA PÍDEME LO QUE QUIERAS
Sáb Jun 07, 2014 11:38 pm por **April Lubally**

» Que series ves actualmente ?
Sáb Jun 07, 2014 11:34 pm por **April Lubally**

» Saga Rachel Morgan
Jue Mayo 08, 2014 4:39 pm por faryela

» Plans For The Future~
Mar Mayo 06, 2014 12:12 am por LEONELG88

» Video juegos :)
Miér Abr 16, 2014 1:14 pm por DIANE L.

» Usuarios Nuevos
Vie Ene 31, 2014 8:02 pm por **April Lubally**

Foros hermanos
Image and video hosting by TinyPic
Los posteadores más activos del mes

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Vie Jun 28, 2013 9:23 pm.

Amor de Luna.-Por DIANE L.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Amor de Luna.-Por DIANE L.

Mensaje por DIANE L. el Jue Ago 09, 2012 2:00 am

Amor de Luna.-Por DIANE L.

     

Prologo

Mi luna llena se acercaba ya solo faltaban nueve meses de mi primera transformación, nadie, absolutamente nadie se me había declarado como mi pareja, por lo que hasta este momento lo tendría que pasar sola, se dice que en la primera transformación duele demasiado, tus músculos se estiran y encojen, tus huesos rompen o mutan, solo de pensar en esa dolorosa pero magnifica transformación me hacía estremecer como gato al sol....., solo conocía a una chica que la había pasado sola pero resulto que es una Estática, humana en otros términos, su madre era una metamorfa, pero su padre un estático, en ella reinaba los genes de su padre por eso no podía cambiar.

Había llegado a Wolford hace un mes aproximadamente, había sido enviada acá por los ancianos, ellos pensaban que tal vez yo estaba en el lugar inadecuado, que aquí encontraría a mi pareja, y todo por lo que eh pasado se arreglaría en mi ausencia......, yo era hija de una nativa de aquí y mi padre de una tribu de Canadá, ellos murieron en la carretera, un carro venía mal, ellos chocaron y el carro de mis padres se fueron justo al acantilado, y exploto el carro, me habían dejado, aquí justo antes de irse a la boda de su hermana, aún me cuesta creer que sigo estando sola, tengo el don de ver, oler y sentir cosas que los demás no pueden, y eso me alteraba demasiado.

-Luna, Luna, hay por dios parece un zomby, Luna..........-Es era mi querida prima por parte de mi madre, ella era igual que Brittany, mitad estática y mitad metamorfa....., enfrentaríamos la Luna Llena juntas, o mejor digo en la misa Luna.
Yo cumplía años justo el día de la mera Luna, ella por lo contrarío los cumplió con la Luna Nueva, eramos casi iguales en físico, las dos teníamos misma altura, complexión, pero en el cabello yo lo tenía extremadamente largo, ondulado, y de color parecía una combinación de colores claros, tenía en cabellos raramente tan rubios que eran prácticamente blancos, pero tenía también pequeños tramos de color negro, había nacido así de rara, varios creían que me los había pintado pero no, mis ojos eran de un tono plata, que aveces agarraba un tono azul, verde e incluso de un tono morado o violeta, todos en tonos claros, mi piel era muy blanca, me decían que me parecía a la luna en sus colores, había nacido con una Luna Llena, por eso mi nombre a Luna, también dicen que moriré con ella y eso no me parece muy halagador que digamos, mis pestañas eran demasiado tupidas, risadas y de color negro, mis cejas eran finas y de color negro, lo que daba la impresión de que me pintaba en cabello, mis rasgos eran finos, mis pómulos alzados y rosas, mis labios carnosos y un tanto gruesos, de color rojo ceresa, ella por lo contrario, tenía el cabello café caramelo, corto y chino, ojos azules demasiado oscuros y siempre brillaban, como la noche con estrellas, pocas pestañas pequeñas y del color de su cabello, tez bronceada, labios finos y de color rosa, sus rasgos eran igual de finos que los míos, era muy bonita y ella tenía varios pretendientes Estáticos como Cambiaformas, nadie aquí me conocía o nadie me recordaba, tenía meses desde la muerte de mis padres, y entonces caí en manos de mi abuelo que es miembro de los ancianos, solo vine un día aquí y me fui al siguiente...., Lindsey, Brittany, y todos los demás tenían también meses o pocos años, los padres si que me recordaban, dicen que ese día yo había estado jugando con la cola de un cambiador, que era muy mona de bebé, daba risa y siempre estaba sonriente y radiante, como si tuviese un interruptor que prendía con la noche eh iluminaba a todos con mi inocencia, que mis movimientos eran gráciles, veloces, bellos, y con una ligereza como una gacela o una mariposa, los ancianos me apodaron Gazelle, y Bianca era mi apodo en la escuela, por blanca....

-Luna, Luna, Luna...-Seguía diciendo Babette, mi querida prima....

-¿Qué!..-Grite con mi extraño tono suave.

-Hay, que no escuchaste, mañana tenemos que irnos al gavilán.

-Yo, eh no se si pueda....

-¿Por que demonios no?

-Por que tengo que ir a un lugar.

-Tú siempre con tus misterios, ¿Por que no?

-No te puedo decir...es más dejarme en paz.

-No, que tienes, o es por que no tienes pareja, conque es por eso.

-Eres una......, y no voy a ir, no es no, y deja de decir que es por eso por que no lo es, solo tengo que hacer algo que no te incumbe...-Me levante y me fui hecha una furia, me adentre al bosque, iba a ir a una cita con Nill, un chico que realmente me gustaba, y lo quería como compañero, y entonces sentí algo raro, como miedo, y olía a sangre, un miedo me empezó justo en el corazón, saque un pequeño puñal de plata, siempre traía con migo armas, en mi espalda traía un arco, en mi cinturón una pistola y en mis botas un cuchillo, el que traía en la mano, el olor se hizo más y más fuerte, junto con la sensación de miedo....., seguí el olor, y lo que vi me paro del miedo, tanto que ah de haber llegado hasta Hayden, la chica que siente las emociones de los demás cambiaformas, Nill estaba tirado desangrado con una espada de plata justo en el corazón, estaba en forma de lobo su ropa tirada a un lado, una sombra estaba moviendo en círculos, Nill aún respiraba, si le sacaba la espada moriría más rápido, la sombra se dirigió a mi rápidamente, movimientos inhumanos, incluso más que los de nosotros, me asesto un golpe grácil en las costillas con otra espada, lo esquive, sentí el suelo retumbar bajo mis pies, escuche pasos, no, trotes, de pronto aprecio otra criatura, todas traían una capa larga de color negro, me costaba defenderme de los dos, se escucho un aullido, yo me seguía moviendo rápido y glacialmente, parecía un baile, el miedo se alejo para ser remplazado por una de alegría, enojo, adrenalina, y una locura in terminable, me empece a reír, y a retomar las enseñanzas de artes marciales que había aprendido hace años, empece por campoeira, bailaba y hacía piruetas por el cielo, caí en la espalda de uno, me empece a reír, todos me miraban estupefactos, mi voz resonó por los arboles, como un eco.

-Oh, JA JA JA, tienen hambre de almas y energía, ¿Verdad?, queridos.

Me baje de ellos y caí en un árbol, parecía volar, uno de ellos me siguió y yo me fui al suelo. Los lobos que habían estado parados empezaron a moverse, les lanzaron mordidas y zarpazos, la voz de un anciano retumbo imponente.

-Paren ya.-Todos se quedaron inmóviles, los demonios se quitaron las capuchas, era lo más hermoso que eh visto en mi vida, el chico era como un dios, y la chica era más bien bonita pero hay, se me vino a la cabeza de preguntarles si eran pareja, pero me aguante, me había hincado donde estaba Nill, respiraba a duras penas, le saque la espada y vi que tenía grabadas unas palabras en geroglificos, el arma se deslizo por mis manos haciendo unos pequeños cortes restos, ya le había dado un poco de mi energía, me lamí la sangre que brotaba de mis manos, y cicatrizaron, mire a Nill, y lamí sus heridas, me resultaba repugnante, pero ayudaría a cicatrizar, me quite mi chamarra dando a ver mi blusa blanca de tirantes que parecía de papel, y lo cubrí, volvió a su forma humana, estaba desmayado, y entonces los demonios hablaron.

-Tú debes de ser la querida Luna Darwin.

-No era necesario esto, brutos,-Le acariciaba el cabello a Nill, era prácticamente su primera luna llena y quería que la pasara con él para luego reclamarme a mi como su compañera, y yo diría un Si sonoro, las lagrimas resbalaban por mis mejillas, si tan solo hubiera llegado dos minutos antes nada hubiera pasado.

-Si, si lo era, no creerás que el viaje del infierno a tu asquerosa Tierra es muy fácil, y aparte olía a tí, que lindo lobo de verdad, lastima que no pueda tener desendencia.-Mis ojos se agrandaron, y ellos empezaron a reír.

-¿Qué le hicieron?.-Me levante rápidamente, interponiendome entre Nill y ellos, sentía mis ojos arder del enojo, de seguro se habían vuelto de un rojo intenso, mis puños estaban cerrados en mis lados.

-Nada, cariño, solo que bah, no importa ya.-Se volvió a reír, ya no pude más, corrí hasta donde ellos estaban, sentí un gran dolor en mi boca y manos, las vi, tenía patas de lobo, y los dientes se habían agrandado, caí sobre la chica, le gruñía en la cara.

-Nadie se mete con mi chico.-Y en parte, pues si, eramos novios, la mordí.

-Zam, Zam, quitamela.-Sus brazos estaban en mi cintura, me elevo y aventó por los cielos, me pegue en la espalda con un árbol, este se tambaleo por el impacto, me levante cojeando, corrí y volví a caer en la sucubo, le raje la cabeza con mis garras, su cabeza salio volando por los aires, nunca me había sentido más enojada y eufórica como en ese momento, ella despareció cuando le mate con mis garras. Me voltee a ver al incubo, su rostro y mirada me decía que no me haría daño alguno, mis manos volvían a ser mis manos, y mis dientes dientes de Estático.

-¿Qué querías?

-Ten cuidado con tus sueños, por donde andes, lo que deseas, tú luna llena se acerca, y mi familia vendrá a alimentarse de la Luna, y yo de tí.

-Tú nunca me tendrás.

-No eres adivina, pero te destruiré, como la destruiste.

-Eso no suena amenazador.

-Pues es una promesa, y amenaza, cuida tu espalda.-Y con ello desapareció.Me agache a Nill, ya no respiraba, no hacía nada, ya estaba muerto, traía un tatuaje celta, este tipo de tatuajes no se leen muy fácilmente, pero era mi nombre, lo acune en mi regazo, mi cara estaba inexpresiva, yo sabía que no eramos la pareja que la Luna había escogido para cada uno, pero nos queríamos, y hoy iba a experimentar su Luna con migo, iba a ser mi pareja, pero ahora ya no tenía nada más que hacer que irme de aquí, mi prima vino hacía mi con su pareja, tenía los ojos llorosos, y hablo con voz quebrada.

-Lo...lo siento mucho.-Hizo la intención de abrazarme, pero me parte, y me incline hacía Nill, le di un ultimo beso en la mejilla y dije.

-Lo siento, lo siento mucho Nill.-Babette intento tocarme el hombro, pero yo me levante y me dirigí al interior del bosque, escuche una voz en mis espaldas, la voz de un anciano.

-¿A donde crees que vas?.-No le dí importancia y seguí en mi camino.

-Seguidla, traédmela aquí.-Les dijo a los Guardianes Ocultos, nuestros protectores, estaba en problemas, graves problemas, una por matar a la vieja esa, dos por no decirles que ya tenía pareja, tres por mi pequeña transformación, cuatro por que estaba en la Luna Llena de alguien varón, cinco por que el traía un tatuaje con mi nombre, seis por que nunca decía a donde iba.

Empece a correr tan rápido que mis pies apenas tocaban el suelo, olí a Lindsey cerca, me alce en los arboles, parecía chango, avanzando entre los arboles rápido, y seguro, solo quería estar sola por un momento, había llegado al lugar donde quería estar, una cueva en la sima de un acantilado, me baje de los árboles, para cruzar el puente.

Este lugar nadie lo conocía, aparte de Nill y yo, agarre un cerillo que tenía en una cajita de la cueva, y prendí un palo que estaba ahí, me adentre en la cueva, había descubierto una mina hermosa, había diamantes, piedras preciosas en el techo , prendí los demás palos, todo era tan hermoso, más allá había paredes y piso, que daban a un pequeño lago azul, dos pequeños troncos que utilizábamos para sentarnos, había mantas, comida todo lo necesario para sobrevivir allí, el lago azul y tranquilo, me recordó cuando mi madre me había llevado a este hermoso lugar, la luna cuando estaba en su apogeo se alzaba justo encima del rió por lo que estaba iluminado justo en ese momento, me quite las armas, y mis botas, metí los pies en el agua me relajaba este lugar, y ahora solo tenía que dejarlo ir como si más.

-Esta aquí, ya la encontré, vengan sigilosamente.-Decía Lindsey, escuche pasos, y varios Guau, estaban sorprendidos por este lugar.

-No tienen por que ir sigilosamente, los escucho hasta acá, estoy en el lago.-Les dije, son voz sin sentimientos, solo con cansancio.

-¿Qué haces aquí?.-Pregunto Rafe.

-Ha, solo recordando cosas, si, se que vienen por mi, no voy intentar huir, créanme, corrí antes por que si me atrapaba no podría venir y ver esto, esto tendría que ser un secreto pero ya ahora ni pensarlo lo será, nunca pensé en comprobar lo que dicen, un secreto se puede guardar en dos.

-Pero a ¿qué te refieres?.-Pregunto Hayden.

-A que, uno muere y solo la ultima sabe el secreto.Esto apesta.

-No sabía que te llamabas Luna.-Dijo Connor.

-¿Qué creias que mi nombre era Gazelle?

-Eh, si.-Me empece a reír, entre lagrimas.

-¿Qué tiene eso de gracioso?

-Que Gazelle significa Gacela en francés, y no creo llamarme gacela, Connor.-Tenía una sonrisa en mis labios, Nill también creyó lo mismo.

-¿Estas loca?.-Pregunto Brittany.

-No lo creo, pero por si loca es no sentir nada ahora si, creo que lo estoy.

-Entonces no lo seas, me das miedo.

-Por dios Brittany, no me digas eso quieres, no estoy de humor para esto, déjenme cinco minutos sola.

-Lo siento, pero no podemos.Ven ahora.-Dijo Daniel en tono amenazante.

-Si lo que quieren preguntar, pregunten, hasta acá se siente el aire pesado y se ve que tienen dudas.

-¿Cómo no lo conociste?.-Pregunto Kayla.

-En este lugar, había llegado y decidí venir aquí, estaba sentado viendo a la Luna Llena, sabiendo que en un mes tendría la suya, y la mía en diez meses, lo espiaba, me sentí raramente amenazada por tenerlo en este lugar, ¿quien era y que hacía aquí?, y entonces se quito la playera y los pantalones, yo grite y me descubrió, me mato la vergüenza, pero se volvió a vestir, y platicamos, así comenzó todo esto.

-¿Por qué tenía el tatuaje?.-Pregunto Lindsey.

-Otra pregunta.

-¿Por qué estabas en su Luna Llena?.-Pregunto Hayden.-¿Qué eso no esta permitido?

-Oh, si que lo esta, pero él me invito a estar con él quería que estuviéramos conectados antes de que fuera la mía, y luego el me iba a escoger como su compañera, pero al parecer se precipito.

-¿Qué hacían?.-Pregunto Brittany.

-Nada malo, solo hablábamos de nuestras familias, de ¿Por qué me habían enviado aquí desde Canadá?

-¿Eres de Canadá?

-Si, mi padre lo es y mi madre es de aquí.

-¿Ya nos podemos ir?, y chicas no pregunten más.

Me levante del suelo, mis puse mis botas.

-Y, ¿Esto?.-Pregunto Lucas sosteniendo mi arco con flechas de plata.-Eres un tipo de cazador de metamorfos o que.

-Las traigo para protegerme, no para otra cosa.-Me la entrego yo la tome y la guarde en mi espalda.-Gracias. Vamos.-Sabía que este lugar ya no era mio, ya no lo vería más, ya no.



Regrese a mi cuarto, no me habían dicho nada de mis faltas, solo que me tendrían que proteger muy bien de los demonios humanos, en la junta había un chico más, que disque era nuevo, era muy guapo, y su mirada calló directamente en mi, no separaba su vista de mí.Me dispuse a guardar mis cosas en una mochila, salí con sigilo, y me fui hasta el portón eléctrico, lo abrí y me fui, huyendo de Wolford.......

 


Capitulo 1



Dos semanas antes de mi luna llena

-Carmen, apúrate, tenemos que llegar a tiempo.

-Llegaremos.

-Pero muertas, no quiero faltar a la fiesta de primavera.

-No, no lo haremos.-Tomo una callé de sentido contrario, llegamos justo enfrente del salón, dio la vuelta para quedar bien, estaba más que mareada, justo hoy era el solsticio de primavera, estábamos en Abril, una semana antes de mi querida transformación, y aún no tenía ni novio ni mucho menos pareja.
Me baje del carro tambaleante, me apoye en el carro, mi vestido era color negro, y para mi pesar enseñaba mucha piel, tenía un escote en la espalda que llegaba hasta casi mis caderas, era straple en corte de corazón, esto con un  tirón me lo quitaban y estaba preocupada por eso, pero dis que Carmen me había puesto unos pequeños hilitos para que no se caiga, esto era un pequeño regalito de mi querida amiga, mis zapatillas eran plateadas, mi cabello iba sujeto en un chongo y de él salían pequeños mechones de cabello, me habían hecho un fleco de lado derecho, que casi me tapaba el ojo, Carmen decía que ya era tiempo que me dieran un probadita, pero yo no lo quería, por lo que no me podía obligar a nada, me abrieron la puerta y yo entre, todo era tan normal, música, baile, risas, platicas, todo, me sentí raramente excluida, en eso recordé la primera vez que vi a Nill, el fuego haciendo que las piedras soltaran luz, como la aurora boreal.
Empece a bajar las escaleras lentamente, desde ese día no eh vuelto a querer a alguien varón como lo hice con Nill, sentí varias miradas en mi, pero había una en particular que me había quitado el aire, era un chico de cabellos un tanto largos eran de color negro, ojos de un verde amarillento,  que juraría que aveces fueran de un verde super verdes, estaba cerca de mi, llevaba un esmoquin de color negro, su corbata estaba muy floja, camisa desfajada, era extremadamente sexy, traía barba de días, y eso lo hacía verse peligroso y rudo, me miraba con intensidad, y eso me hacía estremecer, baje totalmente, y me dirigí a la barra, de bebidas, sentí su mirada en mi espalda, quería soltarme el cabello para que me cubriera  como un manto en mi espalda, me senté.

-Quiero un martini manzana, por favor.

-Ahorita se lo entrego señorita.-Era una bebida pequeña, pero la necesitaba para poder durar esta noche en la pista de baile.

-No debes de beber, niña.-Sentí su aliento en mi cuello, sabía quien era, era el cambiaformas Aragón Freink.

-¿Cómo me encontraste?.-Me trajeron mi bebida , la levante mi copa con delicadeza y tome un trago pequeño.

-Señor ella no debe de tomar es menor de edad.

-A ver señorita su credencial.-Busque en mi bolsa mi cartera, y ahí estaba, mi licencia de conducir y mi credencial, le enseñe las dos.

-Aquí están, señor.-El cantinero movió la cabeza de forma de aceptación.

-¿Falsificada?

-Como crees, no, yo ya tengo dieciocho.

-Ni siquiera has pasado tú luna llena, y tu lo haces con tú cumpleaños, así que apenas tienes 16, no puedes tomarte eso.

-Deja de molestar, ¿Quieres?. ¿Qué haces aquí?

-¿En donde?

-No te hagas el que no sabe nada, por que no te queda.

-Te andan buscando los ancianos, se preocuparon cuando te fuiste.

-No me fui.

-Oh, si huiste.

-No, solo me quería tomar un poco de tiempo.

-¿Nueve meses?-Levanto una ceja, me hizo temblar.

-Ocho y medio, no nueve, necesitaba aclarar mis ideas por todo lo que ha pasado, y si vienes para que me valla a Wolford ni lo intentes.

-¿Por qué vistes así?.-Sentí su mirada desde mi lado, su voz era rasposa, sexy y había una pizca de celos.

-Es un baile, una fiesta que debería de ser formal, pero esto es un regalo.

-¿De quién?

-Que te importa.-Dije....Nick, el chico más sexy de la escuela, se sentó a mi lado, y se pegó mucho a mi, me moví algo incomoda en mi asiento y Aragón lo noto.

-Oye, nena te vez muy bien, eh, L,-Puso su brazo alrededor de mi, y puso su mano en la barra, aspiro mi olor, ya dije que es un vampiro, su aliento me pegaba en la mejilla.-Quieres venir.

-Déjala.-Nick levanto la vista de mi a Aragón.

-Tú no eres Lilith querido amigo.-Volvió a centrar su atención en mi, esta vez su mano estaba en mi cintura, casi me cargaba.-Así que, nos vamos.-Yo no decía nada, todo me recordaba la noche en que Nill murió y ese tipejo me recordaba mucho al incubo, estaba asustada, y estaba a punto de llorar, el subio su mano hasta quedar por mi hombro, me lo apretó tanto que casi escuchaba el romper de mis huesos.

-Hay, suéltame, suéltame, me lastimas, Nick, suéltame.-Me revolví tratando de zafarme, pero todo era muy inútil, más me lastimaba.

-Déjala en paz.-Nick se pego más a mi.

-Hules muy bien.-me había puesto aceite en el cuerpo, para que sacara mi olor natural, y aparte para que mi piel brillara, me lamió el cuello, me hizo cosquillas.

-Que no te dije que la dejes.-Dijo Aragón en tono amenazante.

Todo volvía a ser igual, Nick se parecía al demonio que me arrebato a mi novio, estaba prácticamente encima de mi, esta vez me beso el cuello, y me acorde lo que soñé el día en que me fui lejos, el Incubo me besaba el cuello, yo estaba paralizada, la luna llena se cernía sobre nosotros, varios nos veían, varios como el, sentía un lengüetazo como el de una serpiente, que me sacaba sangre, el la absorbía y todos los demás se abalanzaban sobre mi y me empezaban a lamer como unas sanguijuelas.....   Nick estaba subiendo de categoría, me seguía besando y lamiendo, si no lo parabas me haría un chupetón.Pero como si Aragón estuviera leyendo mi mente, agarro la mano de Nick y lo aparto de un empujón.

-No te sobrepases con ella idiota.

-Cálmate imbécil, ella no es tuya.-Dijo Nick casi escupiendo las palabras.

-Si, si lo es.-Me sorprendió mucho saber eso, yo ni lo conocía bien y decía que yo era suya.-No la toques, que no te lo permitiré otra vez.

-¿Qué, que me vas a hacer?

-No te lo responderé, hazlo de nuevo y veras lo que te pasara.-Yo me había levantado y me dirigí a la salida, Nick me había sacado sangre y me sentía débil, me agarraba la herida tratando de retener la hemorragia, Nick vino hacía mi, me levanto de los hombros y me lamió la herida, nunca había conocido a un vampiro, pero eran prepotentes y muy malvados, me empezaba a arder, la herida me quemaba, tal vez era por que yo era una cambiante, le enterre las uñas en sus hombros, y empezó a emanar sangre de sus hombros, me estaba tratando de zafar de él, Aragón me lo quito de encima, lo aventó muy lejos de mi, caí al suelo derramando sangre, ellos empezaban la pelea, me levante y me fui de ahí, me fui a la calle, estaba llorando, y mi maquillaje estaba corrido. Mis ojos suavemente azules y rojos miraban a todos lados, sentía como si alguien me estuviera viendo, me quite los zapatos, los lleve en la mano y me fui corriendo para mi casa.


Justo cuando llegue, las flamas del fuego inundaban mi casa, los bomberos estaban gritando cosas, y en eso recordé a Cherry, mi querida perra siberiana, no puedo dejarla sola, me metí corriendo a la casa.



CAPITULO 2


-¡Cherry, Cherry....!.-Escuche unos ladridos, estaba en mi cuarto, empece a correr el fuego quemaba mis pies  y brazos, entre en mi habitación.-¡Cherry, ven!.-La perrita vino y yo la cargue, me regrese pero no podía, las llamas se habían vuelto más grandes, y entonces vi varías sombras, decían "Infierno", y sentí muerte, me eche para atrás y entonces corrí y salí de la casa rápidamente, tosía y tosía, revise a  Cherry, estaba intacta, y me lamía, me fui a sentar en la banqueta, lloraba mucho, abrazaba a mi mascota por el cuello, tendría que irme a buscar ropa, mi cara estaba llena de polvo y cenizas al igual que mis pies quemados, alguien me abrazo por la espalda, me recargue en el hombro de Aragón, me estaba consolando, y llore todo lo que no había llorado, por la muerte de mis padres, por Nill, por mi, por ellos, por el miedo que sentí al casi perder a Cherry, por mis cosas, por mi casa, por haberme dejado saborear por Nick, por la sangre derramada, por mis pies adoloridos, estaba temblando, y entonces él me puso su chaqueta encima.

-Lo siento mucho, de verdad, como lo siento Luna.

-Es que todo lo que quiero se va, y me quedo sola.

-No se fueron tus pies.-Nos empezamos a reír.

-Y ahora tengo que ir al centro comercial, para más ropa.

-Si quieres te presto una.

-Necesito ropa, a fuerzas.

-Te presto.

-Ropa interior, lo dudo mucho, tengo que ir.-Me tomo la mano, y entonces quedo a la vista la quemadura y la cortada que tenía en cada mano.

-¿Qué te paso?.

-Incubo y sucubo.

-Pero que ellos eran mitos.

-No, no lo son, las quemaduras me salieron un día después de irme, y la cortada se me hizo con una espada de plata cuando la toma de Nill.

-¿Quién es Nill?

-Nill, era mi pareja.

-No sabía que tenías pareja.

-Lo mataron el incubo y sucubo, hace ocho meses, en su primera luna llena.

-¿Era el indicado?-Sentí esa esperanza en su voz.

-No, no lo era, pero nos queríamos como tal.

-No se que decir.

-No digas nada, solo acompáñame.

-¿A donde?

-A comprar cosas, y para ver casas.

-Todo hoy.-Me saco una risa de verdadera felicidad.

-No, en esta semana, bueno si quieres, pero hoy tendré que ir a un albergue.

-Quédate conmigo hoy, y luego puedes ir a buscar depa.

-No quiero ser encajosa.

-Me podría quedar en el sofá.

-No, si me voy a quedar yo dormiré en el sofá.

-Como quieras, vamos, mañana u hoy.

-Son las once y medía, creo que si hay un lugar abierto.

Nos levantamos y nos fuimos caminando, al centro comercial, me compre una piyama, un short de mezclilla, unas dos playeras, unos pantalones, tres camisas, y seis vestidos, nueve zapatos, y bolsas. Luego nos dirigimos al hotel donde Aragón se quedaba.

-Me puedo meter a bañar.

-Oh, si, claro, te esperó.-Se dio la vuelta y pude ver que tenía una pequeña cortada en el cuello.

-Hay, por dios, Aragón.-Corrí hacía él.-Estas sangrando, ven, ven que te lavo.

-No, no es ningún problema, me transformo y así.....

-Ven, déjame limpiarte, por favor.-Nos dirigimos hacía el baño, tome la toalla que había comprado, la moje y le empece a limpiar.-Lo siento mucho.

-¿De que?

-Esto es mi culpa.

-No, no lo es, él solo se lo buscaba.

-¿Por qué dijiste que yo era tuya?

-Por que, es que, ni siquiera lo se.Solo, ¿por qué te quedaste paralizada?

-Por que, Nick se parece a Zam.

-¿Quién es Zam?

-El incubo que me atacó.

-No has olvidado a Nill ni a su muerte, ni mucho menos a ellos, ¿Verdad?

-No, no lo eh olvidado, es algo que me marco de porvida, aveces me pongo a pensar si él si era el adecuado.

-AH, lo siento mucho.

-Ya paso, Nick es un estúpido.

-Tan siquiera las heridas no fue por otra cosa más que por proteger a una chica.

-Yo se defenderme, y casi nunca me presento como una damisela en apuros.

-Dicen los mayores que cuando tus padres murieron te quitaron una parte de ti, y de cuando Nill ya no eres la misma.

-Eso es muy cierto, ellos se llevaron lo único bueno que tenía, el amo, la felicidad, el cariño, la alegría, y dejaron un gran vació muy grande, ni siquiera se porque te estoy diciendo esto.Ya esta.

-Gracias.-La sangre volvió a brotar.

-Espera,-Le pase mi lengua por su herida y dejo de sangrar.-Ayudara a cicatrizar.

-Eres muy rara, gracias.-Le di una sonrisa de cariño.Él salio del baño, y yo me quite la ropa, me metí a bañar y justo en el momento en que salia de la ducha la luz se vino a bajo.

-Aragón, Aragón, Cherry, agarre la lampara y fui a la sala, Cherry estaba en el sofá, estaba dormida.-Aragón, puse la luz en la mesita y en eso la lampara parpadeo y se apago.Una sombra paso por mi camino.-¿Quien anda ahí?

-Tranquila, ahí voy.

-AH, claro, eh voy a ver las pastillas.-Olían a quemado, con una mano libre toque las pastillas y vi que estaban muy calientes, sentí a  alguien detrás de mi , era Aragón, él al ser ya un cambiaformas tiene mejor visión en la noche, me voltee y quede en su pecho, levante la cabeza, él me miraba con esos hermosos ojos verde amarillo, mis rodilla se debilitaban, empezaba a temblar, y me ponía hirviendo cuando él me miraba con esa intensidad, me pasaba eso aparte que me derretía, me pasé por de bajo de su brazo, tome mi ropa y me cambie de ropa, salí del baño ya cambiada, había velas en toda la casa.

-Se quemaron, ¿Verdad?

-Si, no tenemos luz, lo siento.

-JI JI, bah, no te preocupes, hay me muero de sueño.

-Entonces, Buenas Noches, si quieres algo solo llámame.

-Si, gracias, de nuevo.-Me acomode en el sofá, y caí dormida justo en el momento en que toque la almohada.


 Me desperté en la cama de la recamara, Aragón no estaba, como había quedado en la cama, levante las sabanas y al ver que tenía la ropa puesta, suspire, me levante de la cama y salí de la habitación, Aragón estaba dormido en el sofá, fui directamente a la cocina, saque harina para hot cake, busque lo que iba a necesitar, puse la radio, la blusa de la piyama era larga por lo que parecía solo traer eso, me puse un delantal y empece, vertí la harina en un recipiente justo cuando empezó la canción de Bee Gees de los años 70, empece a cantar y a bailar mientras cantaba y revolvía las cosas, la música y yo nos llevábamos bien, prendí la lumbre y deje que calentara, vertí la mezcla, y les di la forma de un circulo casi perfecto, hice seis y lus puse en un plato, agarre la miel, cuando él hablo.

-Me gusta el chocolate.-Estaba recargado en el umbral de la puerta, mire hacía abajo, me puse super colorada.

-¿Cuanto tiempo llevas allí?

-Solo desde que prendiste la radio.

-Oh, lo siento, ¿´Te desperté?

-No, ya lo estaba.-Le vertí un poco de chocolate, y le puse unas fresas arriba.

-Ah.

-¿Así eras antes?

-¿Cómo?

-Sonriendo, cantando, bailando, haciendo todo esto.

-¿Preparando el desayuno?, si, entonces de que vivo, no creo vivir de aire y presencias.

Lo hice reír con mi sarcasmo, su risa era hermosa, y me derritió como hielo al sol.

-¿Quieres, fruta?

-No, gracias, con los Hot Cakes estoy viendo.

-¿Pero quien te dice que son tuyos?

-Entonces, ¿Por que le pusiste chocolate?

-Por que me gusta.

-Le ibas a poner miel.

-No sabia que hubiera chocolate.

-Ah, bueno, ya que, les pusiste nuez ¿verdad?

-Si pi, ya anda, ven a desayunar.

-¿De que?.-Hizo una media sonrisa, que le hizo parecer más guapo.

-Pues los hot cakes, son tuyos.-Se dirigió a sentarse en lo que yo preparaba unos tres para mi.

-Cantas muy bien.

-JA JA JA JA, bien desafinado querrás decir.

-No, cantas muy bien, me gusto como cantas, y creo que hay una gota de mezcla en el techo.-Mire hacía arriba, la gota calló justo en mi frente, me la quite con un trapo, me pare en la silla para poder limpiarlo, pero aún así no llegaba muy bien que digamos, me temí que la blusa se alzara con migo, me estaba empezando a gustar la sensación que emanaba de Aragón, algo me cargó por debajo de las piernas, mire por debajo, él me había cargado sin ningún problema, limpie rápidamente el techo, él me bajo, y su cara quedo enfrente de la mía, estaba a unos centímetros de su boca de la mía, sus manos estaban en mi mentón, yo le agarre las manos, y se las aparte, me fui a sentar en la silla, comimos en silencio.


CAPITULO 3



-Me voy a vestir.-Me puse un vestido color rosa franbueza, era straplee, su falda era amplia y si me daba una vuelta  seguro que se alza, me puse unas zapatillas color negro, mi cabello lo deje suelto, me puse una diadema negra, me maquille levemente mis ojos, estaba preciosa.Salí, él estaba viendo la tele en la sala, por alguna razón me quería ver bien para Aragón, hace rato cuando estuvimos muy cerca de besarnos y no iba a besar a un chico que no conozco, aunque para ser sincera lo hubiera deseado con todo mi corazón que eso pasara.
Camine hacía la puerta con la cabeza gacha, estaba contando los mensajes y llamadas perdidas, cuando escuche la voz de él.

-¿A donde crees que vas?.-Yo lo ignore por completo, baje las escaleras con paso disidido.-Luna.-Seguí avanzando, no quería hablar con él en este preciso momento, solo dije una respuesta muy baga.

-Salgo a dar un paseo.-Ya había llegado al final de las escaleras cuando sentí la mirada de alguien que no era Aragón.-Cuidate, me voy a dar un pequeño descanso.Fue lindo estar contigo, pero adiós.

La cosa que me veía dejo de hacerlo, camine por las aceras sabía que me seguían. crucé la calle y me pegue en la pared, el hombre que me seguía se me quedo viendo, mis ojos se agrandaban de par en par conforme iba reconociendo ese rostro perfecto, y esos ojos llenos de maldad, era Zam.

-Te dije que te encontraría querida Luna.

-Faltan dos semanas aún querido Zam.

-Solo quería ver a mi querida prometida.

-Jamas seré tú prometida.

-Oh, si que lo seras, me meto en tus sueños, y tú no haces nada.

-Eres un maldito.

-Tú sangre sabe mejor que nada que eh probado, nuestro destino es ir juntos al infierno, tú mataste a mi amada, yo solo tuve mi venganza por adelantado, solo tengo que decirte que te hice un favor.

-Tú no me hiciste nada.Solo hacerme sufrir.

-Estarias conectada y emparentada con dos chicos, por lo visto no sabes nada de tú familia, Nill era tu querida pareja, y hay otro chico, pero ahora solo hay uno.

-No, no, me estas mintiendo.

-Cree lo que quieras pero yo se que él era tuyo y viceversa.

-Creo que la ley es "OJO POR OJO, DIENTE POR DIENTE", solo tome una amada venganza.

-Y creo que tú tendrás que pagar por su muerte, me servirás para siempre, eres bella como nuestra luna.-Me toco la mejilla, acerco sus labios a los míos, me quede paralizada.

-No, lo hagas, no.-Mi voz era muy bajá.

-Ju ju, que, te recuerdo a ese día, cuando él sufría, gritaba que no te hiciéramos daño, suplicando por que nunca te aparecieras, mi querida, ella lo besaba, él defendiéndose, pero ella quitandole energía, hasta quedar puro cuerpo, la sangre derramada, la espada siendo clavada justo en su querido corazón, su cuerpo, luchando por mantenerte alejada de mi, yo soy tú destino, desde que mataste al mio, tú te volviste en el, y los ancianos lo saben tan bien como yo, la Ley del talion no te ayudaría para nada.-Se acerco aún más, y retrocedí, pero si lo hacía de nuevo quedaría pegada a la pared, en estos momentos desearía estar en Wolford.

-Tú no puedes tocar lo puro, es por eso, no puedes tocar lo puro ni lo inocente.

-Claro que si.-Se alejo de mi unos centímetros.

-No, no puedes, es por eso que ustedes traen guantes, por que no pueden tocar la magia blanca ni a los puros.

-Si podemos.

-Entonces besame.

-No lo creo.-Se alejo de mi y me dio la espalda.-Tú no eres pura ni inocente, ya te han de haber saboreado.

-No po, nadie, mi novio jamás me saboreo, solo besitos tiernos y con amor, por eso, el amor es lo que no nos vuelve impuros.-Lo tome por la muñeca, le quemé.

-Esperare por ti justo cuando tengas tú primera luna llena, ahí tu pareja y tú ya no serán puros, primero iré por tu compañero, le rajare las entrañas, absorberé su energía, su sangre y morirá, y otra alma para mi colección.

-No creo que me puedas hacer eso.-Los dos nos quedamos trastornados por la gran revelación.

-Entonces, cuídate las espaldas.-Y con ello desapareció.

-¿Te encuentras bien?.-Dijo viniendo a inspeccionarme.

-¿Hay algo que deses consultarme?

-Te lo intente decir, pero o tengo palabras, los ancianos me eligieron como tú pareja.

-¿Cómo lo hicieron, con Brittany?

-Algo parecido, solo que esta vez.-Inspiro fuerte.-Fui yo quien quiso proponerme como pareja, una me intrigaste, dos no tenía nada que hacer, tres es una orden, no puedo ignorarla, lo siento mucho.

-No lo sientas, que yo nunca te aceptare, lo siento, pero no, se defenderme sola.

-No importa lo que pienses, mi deber es llevarte a Wolford.

-No me puedes obligar a hacerlo.

-Tienes mucha razón, pero aún así ordenes son ordenes, y hay que cumplirlas.

-Ellas no se llevan bien conmigo, solo yo decidiré que are con mi vida.-Me estaba acorralando a la pared, no quería que su pecho golpeara el mio, pero fue casi inútil, puso sus manos a cada lado de mi cabeza.-Ni tampoco tener a un chico tan cerca de mi.

-Uh, que suerte que no hay nadie por acá, me temo que nadie te salvara ahora.-Su voz tenia un tonito de amenaza.
Y como si fuera por arte de magia mi celular sonó en el tono de "Bee Gees, Staying alive" el tono de Carmen.

-Tengo que contestar.-Dije.

-No lo contestes.-Su mirada había recaído en mi bolsillo del vestido donde sonaba sin parar.

-Lo tengo que hacer, o si no no sabre lo que me quiera decir.-Mi mano se poso en el bolsillo donde estaba mi sonoro celular, pero él también hizo lo mismo, su mano calló sobre la mía, la alejo y luego tomo el celular y contesto con voz enojada y divertida.

-¿Hola?

-Pasame a Luna.

-No esta disponible, no por ahora.

-¿Qué le estas haciendo?-Pregunto Carmen histérica.

-Solo la estoy entreteniendo.

-Voy para tu rescate.-Y colgó.

-Eres un malvado, y ella va a llegar corriendo.-Él se acerco más a mi, ahora solo se recargaba con sus antebrazos.-Vas a tener problemas si me tocas.

-Ya veremos.-Sus labios se acercaban a los míos, pero se desviaron a mis orejas.-No tengas duda alguna que no vendrá, no sabe donde estamos.-Me mordió con sus labios mi lóbulo, me gustaba esa sensación, pero en eso Carmen se apareció y empujo a Aragón , se interpuso entre él y yo.

-Si querías fajarte a un chico lindo me hubieras llamado, no que ni me contestas, y....y él contesta, pasaste la noche con él, ¿Verdad?.-Tenía los ojos llorosos.

-No, no estuvimos haciendo nada.-Estaba super avergonzada por tener que decir eso.

-Nada, nada, te encuentro con él casi encima de ti, y dices que no estaban haciendo nada.

-Si, nada.-La mire a los ojos.

-Casi le das el infarto a Carlos, Valdemar, Spencer, y a mi, ellos quieren verte, están muy preocupados por ti, salio en las noticias tú casa en llamas, y dicen que había un muerto, creí que eras tú, y y todavía que no me contestas, sales de la fiesta con el vestido roto y sangrando, con la pintura corrida, llorando y con una pelea del sexy de Nick y él, ¿que paso?.-Estaba llorando.

-Solo se puso de pesado.-Dije recordando el momento.

-Te mordió, ¿Verdad?.-En mis ojos se reflejo dolor, tristeza, y se llenaban de lagrimas.-Oh, por Dios, ven, ven, mami lo matara.-Una mordida de vampiro mientras no es concedida por la otra persona se convierte en violación, y te deja un gran vacío en el alma. Me recargue en el hombro de mi amiga, ella era un poco más bajita que yo, medía un metro setenta y cinco y yo solo un metro sesenta y ocho, por lo que me pudo abrazar y las dos lloramos hasta que se nos quedaron los ojos hinchados.-Ven, esto no se va a quedar así, vamos a hablar con los demás, hoy tendré vampiro para la cena, se arrepentirá por haberse metido con la chica equivocada.

Empezamos a caminar, las dos teníamos el rimel corrido y los ojos hinchados, mi buscador se había ido, ya habíamos llegado al café de Carlos, los chicos estaban sentados con un frappe en la mano, todos se pararon al vernos llegar con muy mala pinta.

-¿Qué les paso?.-Pregunto Carlos preocupado.

-Necesitamos hablar, es un tema complicado.-Dijo Carmen en tono seco.

-Vamos a la cocina.-Agarraron los cafés fríos, y caminamos a la cocina.

-Nick, ese bastardo la mordió.


"CAPITULO 4"



-¿Pero cómo?.-Pregunto Carlos con mucho enojo.

-En la fiesta de la escuela.-Dije con tristeza.

-Ven, ven cariño, lo siento, pero él juro por mi querida transformación que pagara, ¿Donde esta?.

-No lo se, pero creo poder rastrearlo.-Dijo Carmen.

-Querida, yo te acompañare, Valdemar, Spencer ¿ayudarán?

-Estamos dispuestos.-Dijeron los dos al unisono, ellos eran gemelos, y Carlos era su primo, Carmen era pareja de Carlos.

-Puedo ver la mordedura,-me alce el cabello, sabía lo que veía parecía que me hubiesen puesto ácido, o haberme hecho una quemadura.-Pero, esto es grave, tenemos que desinfectarte la sangre, o te va a quemar por dentro.

-¿Tan grave esta?.-Dijo mi amiga.

-Nunca había visto esto, es como si fuese una quemadura de los labios, y no se creo que, lo siento pero voy a tener que cortar.

-No, no debe de haber otra forma, tal vez si, si le muerdes.

-Solo lo empeoraría, si es para morder tengo que ver quien tiene dientes pequeños.

-Yo lo hago, recuerda lo que soy.

-¿Qué eres?.-Pregunto Carlos feliz por haber reclamado a Carmen como su pareja.

-Una amiga, una BFF, una licantropa, una leona, una pareja, una novia, y una que te dará tú premio hoy.-Sonreía picaramente.

-No se puede adelantar el premio.

-No, es de día, y la bestia sale en la noche.-Me dieron ganas de reír y vomitar al mismo tiempo.

-Esta bien, solo te esperare a la luna creciente.-Le sonrió a Carmen, y ella poso su mano en mi cuello, y mordió, no se sentía nada bonito pero me estaba ayudando, escupió en piso, y un liquido viscoso de color negro, y volvió a hacer lo mismo, por cinco veces, hasta que en el quinto ya era todo rojo.

-¿Negro?.-Carlos lo toco con un guante para cocinar pero este se quemo como si le hubiesen puesto ácido.-Esto solo significa una cosa, demonios.

-¿Demonios?.-Pregunto Carmen a Carlos.

-Si, con razón no tiene la marca de los dientes, sino una cortada quemada, te dio una mordida de demonio, esto esta mal, muy mal.Creo que debes de regresar a Wolford, es por tu seguridad.-Dijo Spencer preocupado.

-No, no regresare ahí, no hoy, estoy a 13 días de mi Luna Llena, y si la voy a tener, la tendré aquí, todo me recuerda a ellos.-Dije con lagrimas en los ojos.

-¿A quienes?-Pregunto Valdemar.

-A Nill, a mis padres, a Zam, y a esa demonio.

-Tienes que afrontar a tus demonios, nunca vas a ser feliz porque ellos te atormentan, te limitan a ser como eras antes, tienes que volver, es por tu bien.-Seguía diciendo Spencer.

-¿Ya tienes pareja?.-Pregunto Valdemar.

-No, y no pienso pasarlo con alguien a que no conozco, verdad Aragón.-Él salio de la oscuridad que había detrás de mi.

-Entonces déjame pasarla contigo.-Dijo Valdemar con una sonrisa.

-No es necesario, si ustedes pueden pasar por ello solos yo igual puedo.

-Podrías morir.-Dijo Aragón detrás de mi.

-En la vida hay muchos riesgos, este es otro por el que voy a pasar, y si me muero sera mejor que mi destino.

-No te dejare.-Aragón me tomo de la muñeca pero yo se la arrebate.

-¿Cuál destino?.-Pregunto Spencer.

-El de estar ligada con un demonio.

-A servirle, honrarle, amarle, quererle, servirle, como un tipo de esclava, ¿oh me equivoco?-Me dijo Carmen.

-No, no te equivocas, es eso y para hacerles recados, para ser utilizada como un arma, y no quiero que mi pareja se valla al infierno junto conmigo.

-¿Estas maldita?-Pregunto Nick saliendo de las sombras.

-Ahí estas.-Carmen empezó a caminar hacía él cuando su pareja la retiene.

-Oh, si, si lo estoy, mi sangre lo esta, y pronto te consumirás y explotaras entre cesos y entrañas.-Dije en tono sarcástico.

-Que asco.-Dijo Nick.

-Si, pero no tanto como lo que me hiciste ayer.Así que mejor vete.

-Esto no se va a quedar así.

Se fue de la cocina, para dejarnos solos a los cinco.

-Si es así, si estas o no maldita, no dejare que nada te pase.-Dijo Aragón, me sentí raramente atraída hacia él.

-No, no puedo, necesito pasarla sola, es por cuestión de protección.

-Luna, vuelve a Wolford, por favor, nosotros estaremos bien.-Dijo Valdemar.

-Denme solo hasta el Domingo para irme, son solo tres días.

-Esta bien, sera mejor que te vallas a comprar ropa, a hacer maletas, a descansar y a pensar sobre tu Luna Llena.

-Ahorita voy de compras, y al bar "The Moons".

-Tú no puedes entrar ahí, eres menor de edad.

-Solo voy a jugar billar, y a tomarme una bien merecida naranjada con gas.

-Yo la cuidare.-Dijo Aragón con voz firme.

-Oh, si como la cuidaste hoy, no pues así hasta Nick la cuida.-Por suerte no dijo que me estaba mordiendo el lóbulo.

-Oye, yo no soy una alcohólica.

-Te cuidare de todo, para eso vine.

-Eh, Luna, ¿puedo hablar contigo?-Dijo Carmen.

-Si, claro.-Nos apartamos de todos lo demás.

-Oye, ¿Ya pensaste en..bueno en él como tu pareja?.-Pregunto, la mire con desconcierto.-A él le gustas mucho, te mira con una intensidad que incomoda a todos, excepto a ti, y te anda protegiendo de todo, lo olí, olía a Nick, el te protegió en la fiesta, y algo me dice que en demás cosas, y le interesas, por alguna extraña razón confió en él, pero...-Hizo una pausa.-Eres mi mejor amiga, te deseo lo mejor, te tengo que decir que el dolor es insoportable, te cala los huesos, y no puedes resistirlo, es lo más doloroso que pudieras imaginar, tengo veinte años y todavía me acuerdo del dolor, cuídate, y..ya vete antes que me arrepienta.-Nos dimos un gran abrazo y luego me despedí de todos.

-Ven, vamos, tenemos cosas que hacer.-Me subí detrás de él, y entrelace mis brazos en su cintura.

-¿Cómo fue tú primera Luna Llena?.-Las palabras me salieron de la boca sin pensarlo.Hubo un gran silencio y luego dijo.

-Fue muy doloroso, como si tus huesos se mutaran, y tú piel se quemara, como tus músculos se estiraran y aflojaran, lo más doloroso es la cabeza, pues el hocico, se te agranda, y da forma, tus cuencas de los ojos de ponen redondos u ovalados, primero te desorientas un poco, pero luego todo es tan mágico, puedes ver, oler, sentir cosas que antes no podías.

-Oh, pero si yo puedo ver, sentir, oler y hasta hacer cosas que los demás no pueden, entonces veré a las bacterias y virus.

-JA JA JA JA, tampoco, solo se te agudizan, no vas a ser un telescopio o un microscopio.

-¿Tenías miedo?

-Un poco nervioso, miedoso, y atormentado, por eso no quiero que lo pases sola.

-Gracias.-Dije en tono dulce.

-¿Por qué?

-Por preocuparte por mi, me eh comportado muy mal contigo, tengo miedo de que al volver a Wolford todo me recuerde a Nill, tengo miedo de hacer frente a mis demonios, a la muerte de mis seres queridos, a mi horrendo destino que me eh forzado, a la Luna Llena, a algo que recuerdo, a que Zam venga por mi pareja, que mate a más personas, que al despertar todo lo que vea sea el infierno, que me arrebaten todo lo que me queda, y creo que apenas lo descubrí hoy, que lo único que me queda es la esperanza.

-Yo te protegeré, no permitiré que te hagan daño, siento que tengo ese gran deber contigo, estoy celoso por ver como te mira la gente, ver que te tocan, que te dejas tocar, y yo no puedo hacer nada, ayer cuando Nick te mordió vi tú cara de asco, y aunque tú tuvieses cara como si nada te habría defendido, cundo te vi bailar y cantar mientras preparabas el desayuno, me gustaste más, te mueves con la delicadeza, confianza, ligereza, rápido como un felino, no como un lobo, los ancianos se equivocaron al ponerte GAZELLE, yo te hubiera puesto Cat, o Mariposa, aunque tú nombre se parece más a ti.

-Tengo que confesar, que me siento raramente atraída a ti.

-Yo igual, pero bueno, Ya llegamos.-Me bajé de la moto, y estuve a punto de caerme si no fuese porque Aragón me abrazo me hubiese caído de centón.-Puedes caminar.

-Claro que si, solo que nunca antes había montado una moto, no estoy nada acostumbrada.-Lo había tomado del cuello, y él por mi cintura.

-Entonces, vamos a irnos en moto de regreso a Wolford, me gusta abrazarte.

-Eres malo, creo que ya puedo caminar.-Me soltó lentamente, y empece a caminar.  Caminábamos muy juntos, nuestros brazos y manos se rozaban al caminar, y en eso, él me agarro de la mano, y así nos fuimos, y compramos, luego fuimos a comprar comida y regresamos al hotel.


CAPITULO 5


-Bueno, creo que voy a subir las cosas.-Agarre las bolsas del mercado, y mi ropa, en eso, Aragón me las arrebato y se las llevo él, ya teníamos dos días de conocernos y mis estúpidas mariposas se reproducían y revoloteaban dentro de mi estomago.-Gracias.

-No es importante, anda vamos, abre la puerta.-Pase la tarjeta por la maquina de acceso para que la puerta se abriera, entramos los dos, y pusimos las cosas en orden.

-¿Cómo me encontraste?

-Por tu olor, estuve en tu cuarto, y aparte de que tú olor se me quedo grabado en mi cerebro.

-Ah, pasame la sal por favor.

-Ten-Me la tendió y la acomode en su lugar.-Te ayudo a bajar.-Me agarro por la cintura y me bajo gracilmente, nuestras miradas se encontraron, mis latidos iban demasiado rápidos, mis mariposas volaban en mi estomago, le estaba empezando a estimar mucho.

-Gracias, gracias por todo, eres un buen chico.-Lo abrace suavemente, me gustaba ese olor a bosque y pinos, se me fue muy difícil separarme de él.

-De nada.-Se dirigió a sentarse en un banco de la isla.

-¿Qué sientes cuando estoy contigo?.-Pregunte y como la otra vez ni lo pensé.

-No lo se, tal vez sea una atracción inevitable, o tal vez te quiera.-Sonrei, era una estúpida total, con solo una respuesta me puede elevar o desplomar.-Y¿Tu?

-No tengo idea, es muy confuso.-Sentí unos fuertes brazos a mi alrededor.

-Déjame que lo des-confunda.-Me volvió a morder el lóbulo, oh por dios con eso me mataba.-Y ahora.

-No, creo que sigo igual.-Y entonces me beso el cuello, me estremecí.

-Y ahora.

-Creo que lo estoy descubriendo.-Me empezó a dar besos por todo el mentón hasta llegar a mi barbilla.

-Ahora ya, espero que no, porque esta empezando a gustar este juego.

-Lo tengo en la punta de la lengua.-Sentí como él empezaba a sonreír, me di la vuelta, él tomo con un brazo mi cintura y con la otra tomo mi cara, vi su mirada en la mía, mi corazón empezó a retumbar dentro de mi, bajaba lentamente hasta toparse con mi boca, estábamos a unos centímetros de besarnos, temblaba de los nervios, y él lo entendió, y me empezó a acariciar, y por primera  vez me sentí como en casa, y entonces me beso, suave, podría compararse con una mariposa, delicado y bello, me estrecho en sus brazos, era muy extraño, que al besarle sintiera una sensación de más y más, como si ese amor que le estoy empezando a tener hubiera estado aguardando por él.
Sus manos, grandes y rasposas me estaban acariciando la cara, cuello y brazos, era como estar en el cielo, todo lo malo se fue, y estaba siendo remplazado por él, por Aragón, me cargo en sus brazos y me llevo hasta  la isla, con eso ya sabía la respuesta, y era un "Igualmente", pero no quería alejarme de él, pero todo cambio en un instante.

-Quieres ser mi pareja para tú luna llena.-No podría decirle que Si, Zam lo mataría con un simple chasquido, no podría arriesgar la vida de él.

-No puedo.-Lo aparté de mi, y me bajé de la mesa, y me puse a acomodar cosas que no era necesario re-acomodar.

-¿Por qué no?.-Iba a seguir con eso, y no lo culpaba, para nada, pero si le decía el porque no........., no iba a aguantar e iba a llorar peor que ayer.

-Porque no puedes ser tú.-No me costo mucho decir eso, porque en parte era verdad, no podia ser él ni nadie.

Brinco los asientos y se interpuso entre la mesa de centro y yo.-¿Por qué no yo?

-Porque...-Estaba cera de mi, camine hacía taras pero si seguía así iba a caer en el asiento.-Porque no puedes.

-Yo si puedo, y quiero ser tú pareja.-Se acercaba más y yo me trepe al asiento.

-No, tú no quieres serlo, es muy peligroso.-Seguía acercándose más y estaba apunto de caerme al suelo con todo y asiento, sino es que Aragón me cargo por la cintura y me ayudo a pararme, justo como en un baile.

-No me importa el peligro, yo te protegeré, te cuidare, y de paso a mi también, no dejaré que nada te pase.

-No, no podrás, no no no no no.-Parecía una loca estaba ya llorando.Me tomo por la cara.

-Mírame, mírame, Luna mírame a los ojos.-Me zarandeaba levemente, hasta que por fin lo hice.-Escúchame muy bien, no permitiré que nada te pase, te protegeré de todo, nada te pasara.-Su voz era serena, calmada, y me hablaba con amor.

-No me preocupo así por mi.-Me abrazo y puse mi cabeza en su hombro.-Tengo miedo de perderte, ya se que solo nos conocemos dos días, pero me siento como en casa cuando estoy contigo, y tengo miedo de que la Luna Llena me quite todo lo que me queda, que Zam te mate, por ti la pasaría sola.

-Voy a hacer todo lo posible por que tu respuesta sea un SI, no te preocupes, que no daré de donde para que pasé nada, confía en mi.-Me dejé consolar.




CAPITULO 6



Ya era la tarde del día sábado, estábamos en el bar "THE MOONS", era un lugar muy acogedor, sus mesas de madera, los asientos de barril, la sala de cartas, otra de billar, luego los baños, aunque claro el titulo de "BAR", nadie se lo quita, yo estaba en el área familiar, donde había muchas parejas, amigos y hasta unos turistas que se estaban peleando porque no entendían que hacían allí o porque él señor los había llevado ahí, el caso es que lo más seguro que sean Franceses., ese idioma me encantaba y escucharlos un momento aunque sea discutiendo, era lo mejor que me ah pasado en la historia de los idiomas, aparte de saber escribir en Chino, Japones, y hasta un poco de hebreo.

-No puedo creer como lo haces.

-¿Hacer qué?

-Hacerme tan llorona.

Se río, me molestaba, que eso me gustara más que un helado de Fresa casero.-Tal vez porque era todo por lo que no habías llorado.

-Pero, yo nunca eh llorado, es como si me regresaras mis sentimientos.

-Entonces, me gustaría decirte algo que tal vez te sorprenda.-Dijo Aragón en tono sospechoso.

-Dime......-Pero fui interrumpida por el mesero.

-¿Qué desean ordenar?.-Estaba sonriendo radiantemente, yo le sonreí, y este pareció avergonzado, no tendría ni 18 años y ya trabajaba aquí, eso es impresionante.

-Yo un ju....

-Dos whiskys dobles, por favor.-El mesero se fue a dar la orden para la barra.

-Pero dijiste que no puedo tomar.-Tenía una sonrisa de ángel, y a cambio recibí una torcida.

-Esta yo la invito, y si te embriagas yo me se controlar, y te llevare al hotel para que duermas como un lindo ángel.

-Pero, por suerte tuya, yo no pienso tomar tanto alcohol, soy una chica decente, de familia desconocida, ¿Cuéntame de tu vida?, quiero conocerte mejor.

-Pues, no tengo mucho de contar, solo que, bueno.-Se rasco la nuca pensativo.-Mis padres me abandonaron con los ancianos de un grupo no muy lejos de Wolford, siempre eh andado solo, sin nadie quien se preocupase por mi, los de mi grupo son muy solitarios, y la ley es aprende o muere, yo era el macho Alfa de los Guardianes Ocultos, pero como dije, no fue bueno confiarme, era muy tenaz y cuando caía en mi mira, no paraba hasta conseguirle, por lo que casi siempre me iba sin decirle a nadie donde, y mi Hermana Jade nunca la eh vuelto a ver, aunque creo que tengo la esperanza de que no.

-¿Por qué no?

-Porque, no quiero ver a nadie de mi familia, por esta traición.

-No seas tan vengativo, no te hace bien.Pero, ¿Como eran?.-Puse mis manos entrelazadas y mi car sobre ellas, como una princesa.

-Por lo visto esto te entretiene, bueno, así sera, mi madre tenía cabellos de oro, lacios y largos como una cascada, cuando el sol lo tocaba parecía soltar luz, era muy bajita, esbelta y delicada, tenía los ojos de amaneceres, de un hermoso amarillo anaranjado, dedos largos y delgados, manos de pianista, su mirada era delicada, y con un calor casi inhumano, siempre se mostraba contenta, menos el día que me dejaron, mi padre era alto, fornido, tenía los cabellos como los míos, él y yo nos parecemos mucho, pero él tenía tez morena, y sus ojos eran violetas, mi hermana tenía el pelo pelirrojo, un tono amarillo suave, sus ojos eran violetas, y muy grandes, parecían a los de una mosca.-Me reí mucho.-En serio, era de cara redonda, era linda, pero creo que aún espero que se presenten a recogerme, pero creo que tal vez no sería sano para nadie.

-Oye, me quiero ir desde hoy en la noche.-Mi voz era muy segura, pero era como si yo no dijera nada, como si otra persona estuviera hablando por mi.

-¿Te encuentras bien?, no tendrás temperatura.-Me empezó a tocar la cara y yo a darle manotazos.

-Si, solo que siento que debemos de ir desde hoy.Es una corazonada.

-Nos vamos hoy, ya hay que irnos entonces.-Se decidió parar, justo cuando nos traen los dos whiskys.

-Jugamos billar antes.-Le di su whisky y lo tome de la mano, me dirigía muy decidida .Pero todas estaban ocupadas.él ya se dirigía para causarles miedo, pero yo lo detuve.-Mira esto.-Traía un short de mezclilla, una blusa vaquera amarrada por los botones, y tennis, me recargue justo en la visibilidad de los jugadores, tome un poco de trago, levemente, me mostraba imponente, y a este tipo de chicos se mostraban indefensos con una chica bella e imponente, no apartaban su mirada de mi, y entonces se fueron a sentar dejándonos la mesa de billar para nosotros solos.Aragón se acerco y se puso a mi lado.-Esa es la forma de quitar a unos chicos de algo que quieres.

-No cabe duda, eres una Hembra Alfa.

-Soy la Hembra Alfa.-Tome un palo y una tiza.-¿Quién rompe?

-Las damas primero.

-Pero como yo ya sabía que harías eso, eh decidido, empezarlo como las leyes lo indiquen.-En eso, aparecieron Carmen, Carlos, y los dos hermanos.

-Yo elijo a mi hija.-Dijo Carmen casi gritando.

-Yo me voy con el pobre chico.-Dijo Carlos siendo seguido por Spencer y Valdemar.

-¿Pobre?.-Dijo Aragón con suspicacia.

-Ella es la mejor que pueda existir en el billar, poker, domino, todo lo que sea azar, cartas, palos y bolas.-Lo ultimo lo dijo en doble sentido.-Dijo Spencer

-Hijo de tu.........., cállate si no quieres que te aviente una bola.-Dije enojada.

-Ah, y en puntería es también buena, su lado malo es el derecho.-Volvió a decir Spencer.

-No, el malo es el izquierdo.-Dijo Valdemar.

-No cabe duda alguna, ella es ambi-diestra, es buena con las dos.

-¿Bola 8, Bola 9, Bola 8 inglés, Bola 3, Eliminatoria, One-Pocket, cual deseas?

-Bola 9.

-No, no, no no.-Dijo desesperado Spencer.-Acabas de cabar tu propia tumba.

-Ella es la mejor en eso, tiene una táctica que nadie conoce.

-Bah, empecemos.-Tiro Aragón primero, y luego yo, yo estaba más cerca de la barra izquierda, por lo que tire primero, se metieron cinco bolas, entre ellas la bola doce.

-Fin del juego.-Dije con una sonrisa de orgullo propio.

-¿Cómo lo hiciste?.-Pregunto Aragón.

-Amo a Carlos-seinse.-Dije en tono Japones.

-¿Carlos te enseño?-Pregunto Aragón.

-Y supero al maestro, me siento orgulloso de mis alumnas.

-Tengo algo que contarles, me voy hoy mismo a Wolford, quiero llegar cuatro días antes de mi Luna Llena.

-No has aceptado verdad.-Dijo Carlos tristemente.

-No, y no lo haré, me gustaría verlos después, ¿qué les parece?

-Perfecto, te deseo lo mejor.-Carmen y yo nos abrazamos.-Y no te libras de mi tan facilmente, recuerda que somos una familia, y la familia no se olvida.

-Gracias Carmen, siempre has sido la mejor en esto, y nunca los olvidare, se los prometo.

-Adiós Luna Darwin, te extrañare.-Me abrazo Valdemar.

-Cuida tus bolas, ¿quieressssssss?.-Dijo Spencer, le di un zape y lo abrace.

-No cabe duda, este hombre esta obsesionado con la palabra Bolas.Metanlo al manicomio.

-No estoy loco, pero ya hablando enserio, cuídate mucho, suerte con tu primera luna llena.-Me abrazo de nuevo y luego me dejo ir hacía Carlos.

-Cuidate, te quiero mucho, siempre seras mi alumna, y yo tu seinse, suerte con tu primera Luna Llena, Cuidate mucho.-Me soltó.

-Bueno, ya es hora de que me vaya, adiós chicos.-Me di la vuelta viendo como me alejaba de ellos, sabia que era lo correcto.


Última edición por DIANE L. el Jue Ago 15, 2013 12:16 pm, editado 9 veces
avatar
DIANE L.
Alumno de Quinto
Alumno de Quinto

Mensajes : 495
Puntos de experiencia : 554
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 17/03/2012
Edad : 19
Localización : Veracruz

Hoja de personaje
Nombre: Julieta Parik
Pareja: -
Don: Atmoquinesis

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor de Luna.-Por DIANE L.

Mensaje por **April Lubally** el Vie Ago 10, 2012 9:17 pm

OMG! I LOVE THIS FIC!
Sorry por eso pero es que me encanto mucho tu historia y la tematica que le diste, casi decia que estab leyendo uno de los libros de los guardianes ocultos....
Simplemente creativo y mucho. te felicitaria en persona pero creo que vivimos de polo a polo, pero no importa te doy mucho poyo desde aqui para que lo sigas haciendo (envindo enales de apoyo a Diane)
Espero que lo continues pronto, porque aun no he salido de examenes pero pronto tendre vacaciones.
Cuidate muchiop!
avatar
**April Lubally**
Alumno de Tercero
Alumno de Tercero

Mensajes : 205
Puntos de experiencia : 244
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 10/03/2012
Edad : 21
Localización : Guayaquil *-*

Hoja de personaje
Nombre: Sydney Sweetwater
Pareja: -
Don: Meterse en sueños

http://ribbongirl99fan.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor de Luna.-Por DIANE L.

Mensaje por DIANE L. el Sáb Ago 11, 2012 1:33 pm

Gracias A, te agradezco tu apoyo, y te deseo lo mejor en tus examines, cuídate y te mando toda la suerte que tengo, y de nuevo gracias.... Very Happy Very Happy Very Happy



CAPITULO 7


-Bueno, ya esta todo listo.-Ya tenía una maleta de campista en mi espalda, ahí traía mi ropa, toallas, una bata, jabón, shampoo, acondicionador, y algo de comida.

-Yo la cargo.-Me dijo agarrando la maleta.-Salimos de la habitación y nos dirigimos a la recepción.

-Gracias por todo señor Tedd.

-De nada chiquillo, cuídate, y usted señorita lo siento mucho, por lo de su casa, son hermanos ¿Verdad?

-No, somos primos lejanos, pero siempre nos hemos considerado hermanos.-Dije con completa sinceridad.

-Oh, bueno, es lindo escuchar eso.

-Gracias, y hasta luego .-Dijo Aragón y nos fuimos hasta la motocicleta.

-Eso fue bueno, querido primo lejano.

-Entonces estaríamos incumpliendo la ley.

-¿Cual, la de montar la moto?

-No, no importa, ¿Lista?

-Lista.-Y metio el acelerador y nos fuimos por el bosque.


Estuvimos conduciendo hasta el atardecer.

-Ya hay que poner la casa de campaña.

-Puedo ir a conseguir leña, ramas, y algo de fruta y agua, por aquí hay un pequeño arrollo.

-Esta bien, ve, no te alejes mucho, no quiero que te me pierdas.

-No lo haré.-Me aleje poco a poco de él, hasta que di con un árbol de moras, otro de zarzamoras y algunas fresas, recolecte muchas de cada una, me quite el suéter y recogí muchas y las puse en mi sudadera, luego fui a recoger varias ramitas y regrese al campamento.La casa de campaña ya estaba armada.

-Aragón, Aragón , ¿donde estas?

-Ahí voy, estoy tras la casa de campaña.

-Ok, voy por el agua.-Tome un jarrón que compre el día que fuimos de compras, y me dirigí al río.

Iba tatareando la canción de I Will Survive, a mi me gusta mucho ese tipo de canciones, son muy movidas, junto con las de los Latinoamericanos, una de mis tantas favoritas es la de la Lambada, me meti a bailar ese tipo de baile en mi escuela, y resulto que era muy buena, y me gusta mucho meterme a bailar el "BAILE PROHIBIDO", me agache para llenar el recipiente, y volví a regresar al campamento.

-Guau, si que eres muy rápido, ya hasta prendiste la fogata.-Dije muy sorprendida.

-Si, ¿Están buenas las moras?.-Cuando lo vi tenía varias moras, zarzamoras y fresas en las manos.

-Pero, que, no te las comas.

-¿Por qué no?.-Tenía la boca casi llena de tantas moras.

-Porque están sucias, solo por eso, por que están sucias, dámelas para que las lave, y entonces me las paso, y yo las lave, y se las entregue.

-Gracias.

-¿Por qué?.-Pregunte sorprendida por ese lindo Gracias.

-Por hacerme el trabajo más sencillo, aunque tengo una duda, tú no te llevaste ninguna moto o carro, como llegaste tan lejos.

-Caminando, me fui al portón y me largue, pero antes ya había echo algo muy bueno para mi, me había llevado todo el dinero que tenía, no fue difícil tomar la decisión, lo difícil fue hacerlo, la noche no estaba a mi favor, mi pelo, mi nombre, nada, lo único fue que estaba dispuesta a hacerlo, pasara lo que pasara, no me gusta estar ahí.

-¿Por qué?.-Le interesaba mucho esto.

-Porque, en ese lugar siento cosas, oigo cosas, toco cosas que nadie puede, cuando llegue, sentí unos ojos en mi, oí unos pasos cuando duermo, y toqué a Nill muerto, yo lo vi, sentí lo que él, ese lugar me recuerda mucho a mis padres, a Nill, lo que no puedo ser, lo que no puedo tener, el horrible destino, lo que le pasara a mi pareja, lo que le puede pasar a otros por mi ineptitud y deseo de venganza, Wolford, por dios, hasta el nombre, no me siento relacionada con lo lobos.

-No eres un tipo de bruja o vampiro.

-Las brujas no existen.

-¿Segura?, existe la magia negra y blanca.

-Bueno, eso no significa que existan las brujas, y creo que desde que el cosechador apareció aquí en Wolford abrió una puerta donde aparecieron ellos.

-Tu lo crees.

-Cuando los vi, sentí algo oscuro que no note en el principio, pero, por alguna razón muy distinta siento que esta vez va a ser muy diferente, siento que alguien vos espera, pero, te puedo pedir algo.-Lo mire a los ojos y vi mi reflejo en ellos, tenía la cara sin expresión, como una muñeca de porcelana, estaba hueca, ya no podía soportar mi imagen en sus ojos así que me aparte.

-¿Qué cosa?.-Pregunto tratando de buscar mi mirada.

-Que, cuando regresemos, me dejes ir, solo déjame irme, nadie se enterara nadie, solo tú, por favor dejadme ir.

-No puedo, no te lo puedo cumplir.

-Por favor, haré lo que me digas que haga.

-No, no puedo dejarte ir.

-No te rogare más, le llamare a Carmen.

-¿Cómo los conociste?

-Los chicos Valdemar y Spencer son hermanos, Carlos es pareja de Carmen y primo de los dos hermanos, los conocí por medio de Carlos, el antes era mi vecino, pero se mudo con Carmen a un depa de lujo, cerca de la escuela.

-¿Por qué andan solos?, Son todos metamorfos, deben de tener una manada.

-Ellos son la manada, y yo también soy parte de su manada, nos cuidamos la espalda, nos concentimos entre nosotros, nos queremos todos como hermanos, bueno excepto Carmen con Carlos, ellos son muy amorosos, se aman de verdad, y bueno, Valdemar y Spencer acaban de pasar su primera Luna Llena, son en lo que nosotros llamamos cachorros, y ellos me llaman a mi, hija, soy la menor, y bueno, ellos eran un tanto excluidos de los demás, los amo, a todos, me cuesta trabajo estar lejos de ellos, me siento insegura e impotente, como si me faltara algo, necesito saber que están bien.

-Inténtalo, lo más seguro es que no haga señal.-Y en eso sonó en el tono de la Lambada, tono de un mensaje o batería baja.

-¿Qué es esa canción?.-Pregunto tomando mi cel.

-La "LAMBADA", la mejor canción movida que eh escuchado, y para bailarla es super.

-Es un mensaje.-Y me lo paso.

-Es de Carmen.

"-¿Cómo te va con Aragón?"

-"Bien"-Respondí a su mensaje.

"-¿Ya le dijiste la verdad?"

-"¿Cual verdad?"-

"-Pues la de que no crees ser loba".-Me puse muy pálida y mis ojos se volvieron blancos.

-¿Pasa algo?.-Me pregunto Aragón al ver mi cara de preocupación.

-No, nada.

-"¿Por que se lo diría?"

"-Porque tal vez se te declare como tú pareja, y es obvio que le tienes que decir, y es lo correcto."

-"Tú nunca haces lo correcto, porque lo haría yo?"

"-Porque no eres yo, y es lo correcto, te guste o no"

-"Tienes razón, le diré la verdad, Gracias"

"-De nada, te extrañamos mucho, cuídate, ya no te quito más el tiempo, Adiós.

-"Adiós".-Y cerré el celular, y me senté de frente a Aragón.

-¿Pasa algo?.-Pregunto Aragón viniendo hacía mi.

-No, solo que, hay, estoy muy cansada, me voy a bañar.-Me pare y saque de la bolsa mis shampoo, acondicionador y jabón.

-¿En donde?.

-En el lado o río de donde saque el agua, quédate aquí, ¿Quieres?.

-Voy a merodear por ahí.-Dijo señalando el lado opuesto de donde yo me dirija.

-Esta bien, pero no vallas al lago o río, porque si lo haces te daré una paliza.-Me metí a la tienda, me quite la ropa y me puse la bata de baño, salí y ya no vi a Aragón, no confiaba en él como en animal, no sabía como era, por lo que no lo sabría diferenciar muy bien.

El lago estaba muy tranquilo, vi un pequeño movimiento entre las hojas, y salio un gran tigre de bengala, al parecer estaba comiendo algo, paso de largo sin antes echarme una mirada de sospecha, y se volvió a introducir en el bosque.

-Eso si que fue raro, bueno, por fin, ahí voy querido lago.-Me aventé al agua, sabiendo que me daría un buen ranazo en el trasero, me empece a reír, el agua me llegaba a las rodillas, me quite la bata y me adentre más al agua arrastrando conmigo mis accesorios de limpieza.

Estaba de espaldas a la dirección de donde yo había venido, pero sentí una mirada a lo lejos, tenía el sampoo en el cabello, me enjuague y me voltee para ver lo que me veía, un olor a cuerpos en putrefacción y a sangre coagulada me llego desde lo lejos, solo podía significar una cosa.

-Aragón, Aragón.-Gritaba desesperada, sabía que se trataba de Zam y Nick, del arbusto salio Zam, quien solo desapareció en el aire como si solo hubiese sido una simple proyección, y luego salio Nick, que aunque tanto deseara que él también desapareciera no lo hizo, se quedo parado ahí, me dirigí a la orilla y agarre mi bata antes de que saliera todo mi cuerpo al aire.

-¿Qué haces aquí?.-Me trate de tapar hasta las piernas pero lamentablemente solo llegaba hasta las rodillas.

-Dije que esto no se iba a quedar así, no te acuerdas.Ahora tú vendrás conmigo.-Me tomo de la muñeca y me intento arrastrar pero yo me opuse.

-¡Aragón, Aragón,..-Gritaba y gritaba pero nunca apareció.

Le pise el pie y me soltó, intente corre pero me agarro por la cintura y me llevo cargando, nunca pensé poder hacer esto pero era eso u otra cosa peor, era muy flexible, por lo que no me seria muy difícil zafarme, me deslice por debajo de la bata y corrí por la toalla que tenía para la cabeza, me la enrolle en el cuerpo, en eso me caí aún tenía la toalla, y caminaba para atrás como un cangrejo, en eso aparece Aragón y persiguió a Nick, oí un grito y suplicas, cuando todo seso olí a sangre, y todo había acabado, salio de los matorrales y vino hacía mi, estaba hincada, me abrazo.

-¿Estas bien, no te hizo daño?.-Temblaba y esta vez no por lo que me causaba Aragón, sino por la adrenalina, y miedo que me recorría en las venas.Solo negué con la cabeza.

-Ven, es hora de que te vallas a dormir, yo estaré merodeando por ahí.-Me ayudo a recoger mis cosas y nos dirigimos a la casa de campaña, por lo menos había terminado de bañarme, por excepción del acondicionador, pero no importaba, me sentía muy dolida, ultrajada, y sucia, me podría bañar mi vida entera, pero nada me quitaría esta sensación que esta en el alma.

Nunca me había pasado nada de esto, no se como reaccionar, él prácticamente me violo la sangre, mi alma y mi conciensa, y eso es peor que una violación de cuerpo, me sentí más hueca y dolorida incluso más que cuando Nill, me cambie, y me quede tumbada en la colchoneta con mi celular en la mano.

("-No soy nada, no soy nadie, no tengo nada, estoy hueca, no tengo ya lagrimas por derramar, solo sangre-")Me lo repetía una y otra vez en mi mente. saqué de mi bolsa unas dos barritas de chocolate una de chocolate amargo, y la otra de chocolate blanco, me empece con el blanco, miraba a la nada.

-No te atormentes más, ya duérmete, y.-Me abrazaba por la espalda, se lento para sentarse bien, me vio que estaba comiendo ya el segundo chocolate, y la envoltura del otro estaba tirada.Me lo arrebato de la mano.-Y deja de comer tanto chocolate, ya llevas dos, aparte....

Una lagrima me salio de los ojos, cerré los ojos y me quede sumida en una horrenda fantasía infantil, que tal vez sea mi pasado.

CAPITULO 8



-Cariño, debemos de dejarla, apenas es una bebe, no podríamos llevárnosla, no se si sea bueno dejarla.-Decía mi madre.

-Amor, ella estará bien, ¿que le podría pasar?, aparte estará con su abuelo, vamos.

-Pero estas seguro, no me da mucha confianza que se quede sin mi, soy su madre y ella es una bebe, te guste o no, me la llevare.-Mi padre le sonreía a mi madre, él la amaba.

-Esta bien, pero abrigala bien, no queremos que se nos enferme, apúrate, no quiero llegar tarde a la boda de mi hermana.

-Bueno, ya esta, ganamos, ganamos mi pequeña, te arreglare muy bien, ven, ven mi pequeña, hoy es luna Llena nos ayudara a ver mejor el camino.-Me cargo pero justo en el momento en que nos íbamos apareció un anciano.

-No pueden irse, acaba de surgir un ataque.

-Pero, ¿Cómo?.-Pregunto mi padre muy preocupado.

-Al parecer son demonios.-Respondió el anciano.

-Ellos buscaban esto.-Les mostró un pedazo de papel, y en eso mi madre palideció, y mi padre se puso rojo.

-No no no, tenemos que irnos, vayámonos vayámonos, no, no mi bebé.-Me abrazo de espalda y pude ver la imagen, era un circulo con una estrella dentro, con muchas lineas gruesas de color negro y blanco, y tres de esas se separaban, era una imagen muy hermosa de puras lineas gruesas, pequeñas, delgadas, largas, y abajo estaba el nombre de "ירח", estaba en hebreo que significa Luna, pero no comprendía el porque tenía que ver conmigo, no tenía ningún tatuaje o cosa incrustado en el cuerpo, la imagen me hipnotizo por completo.

-Cariño, ten calma, esto no tiene que perjudicar a Luna, calma por favor.-Mi madre se sentó en la mecedora.

-Oh lo que contiene esto, saben que eso no va a ser muy bueno, verdad, pero puede ser su salvación.

-Muchos bebes nacieron en ese mismo día, como no sabemos que no es otro.-Decía mi madre con recelo y algo alterada.

-Tenemos la cuenta de todos los metamorfos, y solo Luna es la que nació en el eclipse de Luna Llena, y recuerden muy bien que eso lo dicen las escrituras y los textos más antiguos incluso que la Biblia.

-Si, lo sabemos, pero debe de haber otra cosa, algo.Ellos no pueden entrar a la residencia, pero, si creen que ella viene con nosotros....

-Podrían morir.-Dijo el anciano interrumpiendo a mi padre.

-Daría mi vida entera por mi hija, y si esa es la solución así sera, oh, mi bebe.-Me volvió a abrazar, y mi padre le puso las manos en sus hombros.

-Lo haremos.-Dijo mi padre con voz decidida.

-Esta bien, pero, hija, te quiero mucho.-Le dijo el anciano, y entonces toda la operación dio inicio, ellos se fueron con una muñeca muy parecida a mi, los miraba por entre las cortinas, ya habían desaparecido de mi vista, junto con otro carro, el carro que luego saldría en las noticias junto con el carro de mis padres, ya había pasado una hora y medía, y un sujeto, Zam apareció en mi cuarto, tenía el mismo aspecto que ahora, se me acerco y me elevo por los aires, me sonreía ampliamente, y su rostro estaba lleno de vida.

-Hola bebe.-Le sonreí.-¿Cómo estas pequeña?, Seguro que bien, los tontos de mis hermanos creen que eres mala, y eres muy linda, y tú cabello es muy lindo,-Estire mis manos para agarrar su pelo rubio y largo.-Por lo visto eres muy juguetona y adorable como un cachorro de tigre, pero en realidad eres hija de la Luna, mi deber sería llevarte conmigo, pero, cuídate.-Se sentó en la mecedora y pronuncio unas palabras, se corto la mano y me hizo unos geroglicicos en las palmas de las manos.-Así seras siempre pura, hagas lo que hagas no te podrán tocar mis hermanos, pero si me haces algo a mi te doy un abrazo de oso.-Antes Zam era muy lindo, y me sonreía como si fuese su esperanza.-Te voy a decir un secreto, cuando un demonio lo matan se va su alma y solo queda el cascarón, y sin sentimientos más que rencor y venganza, es muy feo verdad...-En eso la puerta se abrió y entraron unos ancianos junto con unos chicos.

-Aléjate de mi nieta.-Grito el anciano y lanzó una bala que parecía ser color rojo, le dio justo en el corazón, me sentó en el suelo, y luego calló él, se retorcía del dolor, la Luna Llena le dio de golpe, se estaba quemando, gritaba de dolor, y cuando todo ceso todo quedo en cenizas y polvo, mi abuelo fue para cargarme, me vio las manos, ya tenía impregnado a mi piel el dibujo de hace rato....Y me miro con reproche y tristeza....


Todo cambio de época, ahora yo solo tenía cinco años, estaba con mi otro abuelo, los bosques estaban cubiertos de nieve, traía un gran vestido color blanco, lo único que realzaba en color eran mis labios, rojos y carnosos.

-Mi querida nieta es la mejor, la amo tanto como a mi propio hijo que en paz descanse.-Le decía a otro anciano, empece a jugar con la nieve, a crear pirámides, hombres, y a una guerra de bolas de nieve con mis amigos que eran más grandes que yo pero aún así nos divertíamos mucho.

-Señor, los ancianos de Wolford quieren ver a su nieta, dicen que es muy urgente.-Dijo Sara, la secretaría de mi abue.

-Diles que ahora esta jugando que vengan ellos, yo no voy a dejar que pierda mi equipo favorito.Vamos Luna, vamos.-Le sonreí ampliamente.

-Ok.-Y con eso se fue por donde entro.

-Van a perder.-Gritaron los chicos.

-Si, como no, somos mejores que ustedes, saquemos nuestra arma secreta.-Me dijo Barbi, una amiga.

-Pero aún no la hemos probado.-Respondieron varias a l unisono.

-Yo lo haré.-Tome el arco de hielo junto con una flecha, apunte justo en donde estaba un árbol con un montón de nieve, y les caería justo sobre ellos, y dispare, calló justo donde quería claro, la flecha se rompió pero sin antes hacer que la nieve cayera sobre ellos.

-Eso fue increíble, guau,.-Todas estaban sorprendidas por mi tiro al blanco.

-Luna, Luna, ven, no se si te acuerdes de ellos, pero él es tú abuelo, saluda.

-Hola abue.-Le dí una sonrisa y como era de esperarse por alguna razón mis colmillos eran un poco más grandes que los demás los cuatro, y se me dieron a la vista.

-Hola Luna, ¿Cómo has estado?.-Fuí a abrazarlo y al parecer eso lo sorprendió mucho.
-Bien, gracias por preguntar, estoy muy feliz, ¿Cómo están nis papás?

-Tus papás....-Mi cara se volvió triste.

-Tus papás están muy bien, verdad Wilson, es que no supo como decir nada por que ya te dije que no debes de ser tan impulsiva, tranquila.

-Oh, si, ellos no pudieron venir por que tienen algo muy importante que hacer.-Mi cara se volvió oscura, no era la primera vez que me decían eso.

-Más importante que su hija, como siempre.

-Oh, cariño, lo siento mucho.-Yo me fui corriendo, no era la primera vez que ponían todo antes que a mi, si no es por viajes de negocios, cosas muy importantes o están fuera de la ciudad, nunca los había visto solo en fotos y nunca hablaban conmigo en persona, ni por celular.

-Déjala, que corra, que por miedo ella sufre.

-Pero, ¿qué no se lo has dicho?

-Para verla sufrir cada día no gracias.

-Pero ella sufre más al preguntar por sus padres que afrontar una verdad, ¿Qué pasan con sus marcas?

-Le agradezco al demonio que la marco, la ah echo muy feliz esa marca, y ya investigue, se trata de la marca de la pureza, es lo mejor que le pudo haber hecho.

-Eso es imposible, mi nieta marcada, eso debe de ser una broma, yo ya vi esas marcas, y esas no son por ese tipo de marca.Son oscuras y temibles.-Dijo Wilson.

-Para los impuros, pero para casi todos eso es una salvación, ella prácticamente no puede morir en manos de hombres, nadie le puede matar, solo ella misma, o por medio de su alma, pero eso no puede ser.-Aún seguía cerca por lo que pude escuchar su platica.

-Sus padres estarían muy felices por ella.

-Si vivieran, recuerda lo que paso.

-A todo esto, No me contaste de platicar todo.

-Bueno, pues solo murieron cuando ella tenía cinco meses, solo eso.

-Pero aún no entiendo ¿Por qué?, si con solo irse a un lugar puro era suficiente.

-Si, pero dieron su vida por Luna, y todo por nada.

-Es su hija y mi nieta no te permitiré que hables mal de ella, ella fue salvada, solo eso.

-En serio ya murieron.-Salí de mi escondite.

-Si, lo siento.-Dijo Wilson.

-Cariño, te lo iba a contar, solo que no eh tenido las palabras...

-Me mintieron todo este tiempo, y yo preguntando por mis padres y nunca estaban, porque no me dijeron que ya no estaban.

No se que siguió, todo se volvió borroso, escuchaba gritos, mi nombre.
-Luna, Luna, Luna despierta, despierta.

-Pero que....

-Te quedaste dormida pero al parecer te desmayaste, parecías muerta, creí haberte perdido.

-¿Qué hora es?

-Las diez y medía, ya hay que apurarnos.

-Oh, lo siento mucho, solo que no se, creo que recordé cosas muy importantes.

-Ya levante todo, solo falta la casa de campaña.

-Yo lo hago, ve a descansar.

-¿Sabes como hacerlo?.-Pregunto Aragón levantando una ceja.

-¿Porque no lo sabría?, fuí niña exploradora antes, aparte de Guardiana Oculta, se de acampar y de supervivencia oh, eso creía.-Mi mirada se oscureció ,como en el sueño.

-No fue tu culpa, solo es un pedófilo.

-Yo no soy una niña, sino una adolescente, pero en otros tiempos tú serias una niña, mi niña.-Me tomo por la cara, y me beso la frente.

-¿Cuantos años tienes?.-Le pregunte.

-Tengo 19 años, así que yo ya soy un adulto, y tú una niña.

-Eso dices tú, pero mi credencial dice 19 años, y mi licencia también.

-Son falsas, no valen.-Me beso en la mejilla, y me abrazo con sus brazos fuertes y calientes, traía una blusa de tirantes que parecía de papel, y un short de algodón.

-Las niñas no deben de ser abrazadas por hombres adultos, solo que sea su padre u abuelo.

-Pero ahora tú no eres una niña, sino una adolescente.

-Bueno, ¿pues quien te entiende?

-Yo me entiendo.-Me levanto la cara para mirarlo a los ojos, estábamos aún en la casa de campaña, por lo que él estaba algo encorvado para poder caber, y entonces me beso apasionadamente, y yo le devolví el beso, estábamos de rodillas y ya me había cansado de que todo mi peso cayera en mis rodillas, lo tome por la chaqueta que traía, me incline hacía atrás llevándome conmigo a Aragón, que calló sobre mi, su cuerpo, caliente y musculoso estaba sobre el mio, entrelace mis brazos por su cuello, él me tomo por la espalda, le quite la chaqueta, no pensaba ir más allá, pero muy dentro de mi yo lo quería, quería más de él, se separo de mis labios, y me dio una hilera de besos por el mentón hasta el cuello, sentí sus manos por debajo de la blusa, sus besos eran como juntar el cielo y el infierno, deliciosos y apasionados, y algo prohibido, me hacían estremecer, cuando me di cuenta yo no traía la blusa y él ya no tenía su playera puesta, y ya no pude seguir con eso, lo aparte de mi, me puse la blusa y me salí de la casa de campaña.

-¿Qué pasa?.-Pregunto, saliendo de la casa de campaña, no se había ni dignado en ponerse la playera, por lo que pude ver su seductora musculatura, me mordí la mitad del labio.

-No estoy lista para nada de lo que tal vez me arrepienta, y mucho menos si no es con el adecuado para ser mi pareja.-Lo miraba a los ojos, se veían heridos, creo que no fue la frase del año, pero era la verdad.

-Lo siento, no fue mi intención hacerte creer que quería más de lo que tú me puedes dar, y yo recojo la casa de campaña, tú solo ve a lavarte la cara y a recoger uvas....

-Son moras.

-Bueno, como sea, anda, ve.

Hice lo que me pidió me lave la cara y recogí moras, zarzamora y fresas, y cuando regrese ya estaba todo listo para irnos.
Me subí a la moto y como ayer, estuvimos con la moto hasta que fue de noche.



CAPITULO 9


-Ya casi no tiene gasolina, lo más seguro es que tengamos que ir mañana a pie, y luego vamos a regresar en moto, en dos o tres días llegamos, yo voy a armar la casa de campaña, puedes ir por comida, ramas y regresas, por favor.

-A donde iría.-Respondí con sarcasmo.

-Por favor.-Se mostraba todavía muy dolido por mis palabras.

Me alejé de él, empece a buscar si había algo de comer, y entonces recordé que traía una Navaja Suiza, volví al campamento, y la tome de la bolsa, no había rastro alguno de Aragón.

("-Se ah de haber ido a pasear")-Pensé tratando de convencerme de que él estaría muy bien paseando, y de pronto vi a lo lejos un tigre, el que había visto ayer por la tarde, me acerque lentamente, era maravilloso, y era aún más grande que cualquier otro que haga visto, sus patas eran imponentes y grandes, sus rayas negras se cruzaban, formando hermosas lineas gruesas al rededor de esa piel anaranjada, parecía de terciopelo quise tocarlo, pero entonces el animal me gruño y se fue, me aleje de ese lugar y me fui a cazar un animal, un pequeño conejo muy gordito vino hacía mi dirección, al parecer estaba siendo perseguido por el tigre, lo tome por las orejas y lo degollé antes de arrepentirme de matarlo,el tigre al ver lo que hice salio corriendo, y no lo culpaba, si yo viera a alguien con una navaja enfrente de ti pues yo también correría, la sangre caliente del cuerpo inerte del conejo me empezaba a recorrer todo el ante brazo hasta el codo, de donde caía gota por gota en suelo, me quede ahí parada como si hubiese visto un fantasma, pero esos ojos, los ojos del tigre, se me hacían muy conocidos, pero no recordaba a quién, tenía ojos de bosques o selvas.

-¿Qué haces aquí parada?.-Me pregunto Aragón saliendo detrás de mi.

-De cacería.-Dije enseñándole el conejo.

-Pero, pudo ser peligroso.

-¿El conejo?.-Me voltee para verlo de cara.

-No, pero si se te aparecía un animal salvaje, un puma, o un oso.

-Se me apareció un tigre.-Entonces se le tenso la mandíbula.

-Pero, esa es una gran razón entonces para que no fueses a cazar.

-Si lo que quieres decir es que soy mujer, no seas tan machista.-Pase por su lado dejando lo solo, rompí unas ramas y volví al campamento.

-¿Dónde la puse?.-Buscaba una soga que debería de traer en la bolsa.

-¿Buscabas esto?.-Dijo él enseñándome lo que tanto buscaba.

-Gracias.-Se la tome y me fui directo a los palos y ramas.

-¿Te ayudo?.-Se agacho a mi lado.

-No es necesario.

-Cuando dijiste lo del tigre me preocupe por tu seguridad, esos animales son muy peligrosos, no tanto por el machismo, pero bueno, déjame ayudarte, estas muy exaltada, te puedes astillar.

-No estoy exaltada.-Pero entonces me di cuenta de que mis latidos se habían duplicado, y estaba sudando, quería saber porque estaba así, porque me molestaba tanto su anterior frialdad conmigo.-¿Qué tienes, porque estas tan distante desde la mañana?.-Levante la cabeza para poder mirarlo mejor, y como siempre yo estoy hablando sin pensar.

Él no respondía solo me miraba como si fuese una estúpida.-Lo siento.-Dije repentinamente, me levante.-Ahí esta, eh, has lo que quieras, yo voy a dar una caminata.-Me aleje de él moviendo la mano arriba y abajo.

-¿Por qué lo pregunte?, soy tan estúpida, y preguntona.-Estaba muy lejos del campamento, y estaba recostada en un árbol hueco.

-Soy tan preguntona, y soy como una piedra en el......

-¿Trasero?.-Pregunto Aragón saliendo de los arbustos y recargándose en el árbol de enfrente.

-Zapato.-Corregí.

-Ah.-Me miraba intensamente, y por primera vez si que me incomodo.

-¿Desde cuando escuchas?

-Desde que me preocupaste.-Respondió con dulzura.

-¿O sea?.

-Desde que te fuiste a dar tu supuesta caminata.-Dijo haciendo comillas en el aire.

-No te han dicho que espiar a las personas no es educado.

-Lo se, pero no lo pude evitar, verte tan deprimida y preguntando cosas que te duelen...

-No me duelen, solo me intrigan.-Me agarre las piernas con mis brazos, y puse mi cara entre las rodillas.

-¿Ya te eh dicho que eres adorable?.-Se sentó a mi lado y me abrazo ligeramente.

-No, no me has dicho nada.

-Entonces, eso es bueno, porque eres hermosa y adorable cuando te pones así.-Como mi madre, o eso es lo que recordaba del sueño.

-No lo creo.

-Claro que si.-Sentí su aliento golpear con mi cuello.-Y también creo que es hora de que te vallas a dormir, mañana sera un día muy largo, y no te quiero ver cansada, anda, es hora.-Me levanto del suelo, me llevaba cargando en el hombro hasta el campamento, me bajo al suelo.

-Eso no era necesario.-Dije, estábamos muy cerca.

-Claro que lo era, todo lo es, y más esto.-Me beso dulcemente, sus labios sabían a zarzamoras.

-¿Zarzamoras?.-Pregunte apartándome de sus labios, y recargando mi frente en la suya.

-Creí haberme quitado ese sabor.

-Me gusta, me gustas.-Me puse super colorada como un tomate.

-Y yo te quiero mucho.-Me volvió a besar.

-Ven, ven, no quiero dormir sola.-Lo jale de la playera, y caminaba para atrás, cuidando de no caerme.

-¿Segura?.-Me pregunto.

-Si, no quiero dormir sola.

-Ok, te acompaño.-Ya habíamos llegado dentro de la casa de campaña.

-No creas otra cosa, por favor.-Me estaba tratando de acostar sin tener que tirarme.

-No creo nada que no me puedas o quieras dar.-Me sentí muy feliz al escuchar eso, me sentí comprenda por él.

-Eres muy lindo, eres el tipo de chico con el que varias soñamos.

-Déjame ser ese chico para ti, acéptame como tú pareja.
avatar
DIANE L.
Alumno de Quinto
Alumno de Quinto

Mensajes : 495
Puntos de experiencia : 554
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 17/03/2012
Edad : 19
Localización : Veracruz

Hoja de personaje
Nombre: Julieta Parik
Pareja: -
Don: Atmoquinesis

Volver arriba Ir abajo

Re: Amor de Luna.-Por DIANE L.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.