La Casa de la Noche
Bienvenido invitado a La Casa de la Noche Argentina. Si estás registrado, identificate. Y si no estás registrado, estás invitado por todos los usuarios a registrarte!!!
Asi que, REGISTRATE y empeza a vivir tu propia historia en LA CASA DE LA NOCHE!!!
Fase Lunar
CURRENT MOON
Staff de HON Argentina
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Tu panel de control
TU PERFIL
Información
Preferencias
Firma
Avatar
RED SOCIAL
Lista de amigos e ignorados
Miembros del foro
Grupos de usuarios
MENSAJES PRIVADOS
Mensajes recibidos
Mensajes enviados
TEMAS SUPERVISADOS
Suscripciones
Últimos temas
» Actualidad
Lun Ene 18, 2016 3:11 am por LEONELG88

» cual es su personaje preferido???
Mar Ago 26, 2014 3:09 am por *Adriane*

» Fifty Shades of Grey!
Sáb Jun 07, 2014 11:39 pm por **April Lubally**

» TRILOGÍA PÍDEME LO QUE QUIERAS
Sáb Jun 07, 2014 11:38 pm por **April Lubally**

» Que series ves actualmente ?
Sáb Jun 07, 2014 11:34 pm por **April Lubally**

» Saga Rachel Morgan
Jue Mayo 08, 2014 4:39 pm por faryela

» Plans For The Future~
Mar Mayo 06, 2014 12:12 am por LEONELG88

» Video juegos :)
Miér Abr 16, 2014 1:14 pm por DIANE L.

» Usuarios Nuevos
Vie Ene 31, 2014 8:02 pm por **April Lubally**

Foros hermanos
Image and video hosting by TinyPic
Los posteadores más activos del mes

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Lun Jul 31, 2017 5:06 pm.

Antes de llegar a la Casa de la Noche de Tulsa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antes de llegar a la Casa de la Noche de Tulsa

Mensaje por DIANE L. el Dom Jun 24, 2012 1:30 am

11


Yo estaba en mi recamara, sentada, tratando de pensar en lo ocurrido, eran las dos y media de la madrugada y todavía ni había pegado un ojo, pensar en lo de vender La Casa De La Noche de España eso me afecto demasiado, a mi padre no le dieron el puesto porque disque ellas "yo apenas estaba marcada y lo necesitaba cerca por si a caso", y de nuevo soy un impedimento de mi familia, eh estado triste, no como, no bebo, no hago nada más que estar sentada, llorar, y platicar con Lily.

-Ya es hora de dormir si no duermes te vas a enfermar y a morir, tienes que dormir.-Me dijo mi madre acariciándome mi cabello que había crecido en dos días como cinco centímetros,-por favor, ¿Por mi?

-Ahhh, esta.......esta bien hoy dormite un poco, pero, que voy a hacer con, bueno, me vas a mandar a otra casa de la noche o no?

-Hija ya hablamos de eso, y te dije que si, justo hoy te acaban de aceptar en la Casa de la Noche de Tulsa, ya en dos días a la media noche partes...

-¡Qué?....

-Sí hija, lo se que se te va a hacer difícil dejar tú vida anterior, pero piensa en los beneficios que vas a tener.

-Cuales, el empezar de cero, eso nunca, es muy difícil, tener que volver a estar sola en los recesos, o o o o, o no tener a alguien con quien hablar, no no lo haré.

-Oh querida hija si lo harás, en lo que nosotros nos encargamos de todo esto, los porcentajes de marcados a aumentado desde que a ti te marcaron pues es esa época en la cual los rastreadores andan marque y marque a los indicados y o elegidos por la diosa, esto mejorara pero mientras tanto tú te iras a otra Casa de la Noche, y ya la Alta Sacerdotisa de Tulsa ya te admitió aparte de que nos conocemos por lo que somos, así que iras allá.

-Pero madre.....

-Pero nada, aparte Lyli va a irse contigo, no va a estar en la Casa de la Noche pero si cerca y la podrás visitar o ella a ti.-me dijo mi madre tratando de convencerme pero creo que lo estaba logrando.

-¿En serio?

-Si ella misma me dio la idea, y como sois tan amigas pensé que que podréis iros las dos a México, y así no te negarías.

-Esta bien, acepto, pero ella puede visitarme cuando quiera excepto en las horas de clases, ¿si?

-Trato hecho, pero ya duerme quieres.-Eso más bien era una orden así que obedecí,-Hasta mañana hija.

-Hasta mañana madre.

Justo cuando cerré los ojos caí en un sueño profundo y placentero.


El viento hacia que el vestido me golpeara las cuerpo; parecía que tenia unas curvas muy pronunciadas, el vestido era gitano, daba a ver mis hombros algo huesudos, el corset me apretaba como loco, me apretaba tanto que mi cintura en lugar de parecer de sesenta parecía más chica, y levantaba el busto demasiado, la falda tenia un amplio corte en la pierna derecha, que cuando caminaba se me salia la pierna, era de color rojo y el corset negro con encaje blanco, zapatillas negras con encaje, el cabello que me llegaba hasta arriba de la cadera se alzaba al lado izquierdo por el viento, el trapo que traía en la cabeza relucía por las lentejuelas, todo era hermoso, escuche un río, camine hacia el ruido, ramas y mas ramas tapaban el paso, baje la vista, vi pisadas y sangre, seguí caminando, el lodo parecía arena movediza, imposible caminar, agarre el vestido con una mano, conforme más me adentraba más escuchaba el ruido del correr del agua; escuche un crujido de hojas, y me detuve en seco, una mirada me atrapo, la oscuridad gobernaba, mi marca ardía demasiado, los ruidos raros cesaron, todo se paro, todo excepto mi corazón que latía al mil por hora, el miedo me embargo, alce la falda y salí corriendo lo más que pude, aunque se me era muy difícil, el fango y lodo se me pegaban a los pies como sanguijuelas, me hundía, una mano apareció en mi vista, me la tendía, la tome instintivamente, me jalo demasiado fuerte pense que me sacaría a volar pero en realidad me pego a su cuerpo, me agarro por la cintura, mientras que yo lo tomaba por el cuello. Sentí el aire pegando en mi nuca mientras nos movíamos por las ramas, me imaginaba cono en Tarzan y eso si que me dio risa, hubiera reído poro en estas circunstancias lo dudo mucho.
Paramos en el rió, me sentó en una roca y se me quedo mirando a los ojos, sentí un leve cosquilleo en el estomago pero creo que era lo del largo paseo por los arboles, baje la vista, pero aún sentía su fría mirada en mi, ya no soportaba más esa estúpida mirada que me hacia poner nerviosa y altanera.

-¡Pero es que nunca vas a apartar la vista!, ¡Me pones nerviosa!

-Lo siento.-Sus palabras sonaban verdaderamente arrepentidas, así que añadí.

-Hay, ¿Donde estamos?

-No lo se, creo que tú estas metida en mi sueño..........

-¡Qué yo estoy metida en tu sueño!, no tú eres el que anda espiándome, este es mi sueño.

-Te han dicho que eres una altanera.

-Aparte de que te metes en mi sueño me dices altanera, hay, solo falta que se meta Winnie pooh.

-No creo que ese pequeño osito quiera estar con una altanera..

-¡Yo no soy una altanera!

-Justo ahora lo estas haciendo.

-Y tú eres un insoportable.

-No pues si árbol-dijo volteándose para el pino que estaba al lado de él.-De nada, fue un placer salvarte de aquellas arenas movedizas, lo haría cuando quisiera, ¿Estas bien, árbol?

-No es un árbol, es un pino.

-No me digas sabelo todo, si no me dices no me doy cuenta.

-Ah, pues gracias eh, te eh corregido de un grave problema de la vista, no necesitaras len......-algo en su frente brillaba tanto que casi me quedo ciega, era una luna creciente, oh, era un iniciado, como yo-...tes, ¿Te acaban de marcar?

-Ahora cambias de tema, ¿qué te da miedo que te gane en los insultos?

-No claro que no, yo seria la que te ganaría, pero no me cambies tu de tema, ¿Eres un iniciado de La Casa de la Noche?

-Hay, si, algún problema, ah...-mi marca brillo con más intensidad, como la suya, era como si se estuvieran comunicando entre si.-Tú también lo eres, ¿Cuando te marcaron?

-Hace dos días creo.

-A mi, hace siete meses.

-Oh, y ¿co....-escuche otro ruido extraño como el de hace rato, el quebrar de una rama, pisadas y respiraciones entrecortadas y rápidas...-¿Qué fue eso?

-¿Qué?

-Ese ruido, ¿no lo escuchas?.-volvió a sonar pero ahora más y más cerca de nosotros.

-Si, ya lo escuche.-Me tomo del brazo y me puso detrás de él, no traía camisa por lo que pude ver su espalda fornida, me mordí el labio, y entonces supe lo que estaba haciendo, me estaba protegiendo, y me salvo una vez no iba a deberle más de una.

-No, yo también ayudare a mi protección, aparte se defenderme, y si me persigue correré lo más que pueda, soy muy rápida.

-Pero...

-Pero nada.- escuche de nuevo el sonido, me puse lista para la pelea, lo que salto hacia mi no era nada que hubiera visto antes, un cuervo gigante, mitad animal mitad humano trataba de picarme, pero mi compañero se dispuso a ayudarme, escuche escuche unos aullidos, y una avalancha de animales. El monstruo se aparto de mi y salio corriendo junto con todos los demás animales, cuando pasaron esperamos lo peor, pero en eso todo cambio, el lugar todo, ahora era en la selva, luego en un volcán, después pirámides, todo era extraño, viajábamos en el tiempo, el ultimo lugar era una cascada en medio de la nada, me abrazaba con fuerza, me soltó pero me agarro de la cara con las dos manos, me sobaba los labios con sus dedos gordos, me dijo.

-Te encontrare....-y me beso tan apasionadamente que casi me asfixio, cuando me soltó, él se alejaba solo veía sus hermosos ojos verdes brillar en la oscuridad y a su marca que brillaba como loca, y eso fue lo único que vi de él.





Última edición por DIANE L. el Lun Jul 30, 2012 3:16 pm, editado 9 veces
avatar
DIANE L.
Alumno de Quinto
Alumno de Quinto

Mensajes : 495
Puntos de experiencia : 554
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 17/03/2012
Edad : 19
Localización : Veracruz

Hoja de personaje
Nombre: Julieta Parik
Pareja: -
Don: Atmoquinesis

Volver arriba Ir abajo

Antes de llegar a la Casa de la Noche de Tulsa

Mensaje por DIANE L. el Vie Jul 06, 2012 9:46 pm

12

-¡Esta regresando, esta regresando!-eran los gritos del exterior.-Enfermera traiga el oxigeno, hielo. Veía una luz cegadora que verdaderamente molestaba

"¿Hielo?", pensé-"Esperen, si yo estoy aquí, acostada, viendo esta estúpida luz que como molesta, y huele a cloro y a limpio, ¡oh, por dios estoy en el hospital!.

-Maldita sea traigan hielo, la maquina de oxigeno, y sangre.....

-"¡SANGRE!, pero si yo no me caí ni nada para perder sangre"

-¿Qué tipo Doct....

-Demonios, O+, la tradicional.

-Ahora mismo Doctor.-Dijo la enfermera convencida de que la encontraría.

Sentí toques eléctricos que me sacudían todo el cuerpo, y una maravillosa sensación de paz inundo mi ser, cerraba y abría los ojos, veía caras preocupadas a mi alrededor, y cerré los ojos.

-La estamos perdiendo, ¡LA ESTAMOS PERDIENDO!.

Llanto, escuchaba llanto, y alguien hablo, mi madre.

-¡Quítense todos!,-ya no sentí nada en mi pecho y mis latidos habían bajado gravemente, apenas los sentía, mi mano que reposaba inconsciente sobre mi estomago calló al aire.-Tú no te puedes morir cariño, no, no puedes. Despierta, despierta cariño, despierta.-gritaba pero yo ya estaba más para el otro lado que para el de los vivos.

-Linda, ella ya no esta.-Era papá, le hablaba entre lagrimas.-Ya, Liliam, déjala en paz....

-¡NO, te quiero Diana, no te voy a dejar morir!-Puso su mano en mi corazón y la otra en mi frente, descargas eléctricas recorrieron mi cuerpo, abrí los ojos de par en par, los tenia la mirada perdida, o mejor dicho no veía nada, una luz color violeta apareció en el contacto de su mano en mi frente, la paz desapareció siendo remplazada por miedo y angustia, adquirí la vitalidad que había perdido hace apenas cinco minutos, mi alma salio de mi cuerpo para ver lo que pasaba, mi cuerpo estaba cubierto como con telarañas o listones en tono blanco, oro, plata y morado, entraban en mis ojos, oídos y boca, todo era muy mágico, los doctores la veían perplejos, y mi padre con mirada orgullosa, con que el de revivir a las personas era su don, que chido.
Mi alma regreso a su lugar, ya no sentí sus manos en los lugares respectivos sino que me abrazaba con gran fuerza, no me podía ni mover pero no importaba, y me desmaye.

Me desperté en una habitación de LA Casa De La Noche, mi madre estaba ahí, a mi lado, yo me levante para sentarme, mi mamá me abrazo y dijo:-Creí haberte perdido.

-Mamá.

-¿Sí?

-Eh, ¿Cuales son tus dones?

Me dejo de abrazar, miraba el piso.-Lamento no decirtelo antes,-levanto su mirada hasta que se topo con la mia-..mis dones son muy raros, tengo tres, uno, el de revivir a las personas, dos puedo ver la aura de las personas, si es negra es mala, si es gris esta como casi todas, si es blanca es que esta libre de mal, y la más extraña es la morada o purpura que es la que tú tienes, eso no te hace especial, al contrario eso significa que estas libre del mal pero no del mundo muerto o que tienes también una gran personalidad y gran espíritu, eso lo tienen casi todos los iniciados pues la diosa no escoge a cualquiera, y el tercero es el de poder hacer que cualquier animal me entienda y confíe en mi, esos dones son extraños pues las auras son internas y las que son muy grandes son cegadoras, nunca te lo conté por que bueno tenia miedo que me tomaras por loca.

-Mamá jamás te diría eso, y ¿Qué hora es?

-Son las seis de la tarde, mañana te vas a las once,-sus ojos se llenaron de lagrimas.-Ya no te volveré a a a a ver cariño, solo espero que Neferet te cuide bien, o que algún profesor te cuide bien, -empezó a llorar.-Solo peeeennsaba que que taalvezz nos hubiesemos despedido, pero, pero pero no pudimos.

-Todavía hay tiempo, y ¿Qué me paso?

-Resulta que bueno, empezó a a temblar.-se sorbió la nariz.-, a temblar demasiado, y fuerte, que se empezó a desmoronar la casa, salieron todos de la casa por que los bomberos llegaron, me sacaron a la fuerza, pero me volví a meter por ti, cuando llegue a tu cuarto se había prendido todo, solo tu estabas, tan quieta y serena, tu rostro lleno de polvo tú cabello negro enmarañado, y medio esponjado te tapaba como un manto, me acerque a ti, seguías viva, te agarre pero un pedazo de techo callo para dividirnos, pase por encima de ese pedazo pero vi que te había rasgado todo el brazo, estaba a carne viva,-me vi el brazo, lo traía todo vendado.-y tú no te movías, tu carita esta llena de arañazos y cortaduras, estabas hecha líos tienes el brazo izquierdo roto, te cargue y te saque de allí, me atendieron a mi primero aunque gritaba que te atendieran a ti primero pero no fue hasta que estuve bien, luego fueron por ti, por que creían que tu ya no tenias ni el más mínimo indicio de poder sobrevivir, te trataron de salvar pero no podían, hasta que yo los quite y recordé que uno de mis dones era revivir o curar en estados malos, los quite y te salve.

-Gracias mamá.

-De nada hija, y bueno, ya ve empacando, te esperamos abajo, adiós.

-Adiós, ¿Pero si todo se quedo en la casa que hay que empacar?

-Lo del armario.-Y salio, lo ultimo que vi fue su hermoso y largo cabello rojo.

Camine hacia el armario, había de todo, vestidos hermosos, blusas, chaquetas, chamarras, nunca había visto mi armario tan lleno, pero lo que más había eran faldas que tanto me gustan, agarre las maletas que por suerte las había dejado en este lugar, agarre la ropa, la metí a la maleta lo mejor que pude.
Baje con pasos lentos y pesados, separarme de mi familia aunque sea como sea era mi familia y la única con la que contaba, y a los chicos del orfanato que tanto quería, los visitaba cada día, les llevaba juguetes, los invitaba a La Casa de la Noche para excurcionar, eran huérfanos y lo único de familia eran las monjas, ellos y ellas mismos y yo, todos los de mi generación habían sido adoptados, o los habían llevado a otros orfanatos o hasta a vivir solos los dejaban, -"como es posible que ya todo esto de la población baja de niños y adolescentes ah cambiado todo, no hay dinero, las escuelas están cerrando, las únicas personas activas están ya casi al borde de la vejez o a punto de morir de un paro, esto esto muy mal"-, pensé tristemente, y Jeremy, en eso mi vista se implanto el bello rostro del único chico que me hace vibrar, pensar en el era como una acuchillada en el corazón, era uno de los pocos chicos que se habían quedado en el orfanato, solo era un año mayor, y dentro de unos meses se tendría que ir de ahí, el fue mi mejor amigo antes de que llegara Lily, y entonces paso a segundo, eramos casi inseparables, hace unos días me había pedido ser su acompañante para ir a la fiesta de despedida de mi escuela, pero le costo tanto para que lograra recibir un si de mi boca, hoy era, pero ya ah de haber empezado.

Cuando llegue a bajo no estaba nada en la mesa, o haciendo el intento por que en la mesa de maestros hubiese comida, mi mamá salio de una puerta, y grito.

-¿Pero que demonios haces tú aquí, deberías estarte bañando y arreglando, vete y arréglate que vas a la fiesta de fin de curso.

-¿En serio?

-Pues ¿por quien me tomas?, claro que hablo en serio, el vuelo se suspendió para mañana a las once, pues tienen que ver los daños en la pista y en los aviones.-Me sonreía de oreja a oreja, lo que entendía que era ya.

Corrí de nuevo para mi habitación, abrí la puerta y vi a Jeremy sentado en el balcón, su esmoquin estaba impecable, sus cabellos de oro alborotados y encrespados, la corbata mal hecha y traía una petunia roja con negra en la mano, le daba vueltas sin cesar. Cuando oyó el abrir de la puerta, levanto la vista, su mirada preocupada aparte de sus hermosos ojos de plata me calaron por dentro, lo extrañaría demasiado.
Corrió para abrasarme, su peso me golpeo como un jugador de fútbol americano, pero no me importo, y le devolví el abraso.

-¿Cómo estas?-me pregunto al oído, el aliento de él me pego en la nuca haciéndome estremecer.

-Pues no mejor que tú.

-Lo siento mucho Di, por todo.-Me tomo la cara con sus dos manos, y me levanto la cara para verlo de frente, Jer era como veinte centímetros más que yo.

-No tienes por que disculparte no fue tu culpa, y bueno........-Y me beso.

Fue un beso muy rápido, no como a mi me hubiese gustado, fue como las alas de una mariposa, delicado, suave y rápido, me abalance sobre él, lo tome por el cuello y puse mis labios en los suyos, y lo empece a besar, de pronto un fuego que había estado guardado dentro de mi salio en una gama de besos y pasión, no tengo ni la menor idea de lo que estoy haciendo, solo me dejo llevar por mis instintos, era algo maravilloso, hasta que sentí su mano fría en la parte baja de mi playera, lo aparte de mi de un empujón, sentí mucho frío, por lo que me puse las manos a mi alrededor, Jeremy, se acerco lentamente, hasta quedar enfrente de mi, levanto los brazos con la intención de abrazarme pero los volvió a bajar.

-Lo siento, no debí de....-Me dijo Jeremy con cara preocupada.

-No te disculpes yo fui la que empezó, no debí de haber dejado que me besaras, pero eso ya paso, lo que me preocupa era lo que hubiese pasado después de eso.

-Oh, lo siento, este yo yo quería, yo no no no, a quien engaño..., tú siempre me has gustado, solo quería decirte que buena suerte en tu viaje y termino por casi, ¡hay!-se masajeaba la cabeza como si tuviera migraña, y caminaba de un lado al otro, hablaba en voz baja, y de la nada paro, y me miro a los ojos.-Mira, lo siento, pero creo que me deje llevar, eh, si no quieres ir a la fiesta conmigo no hay problema solo, lo entenderé, pasare en una hora, si no quieres bajar lo entenderé, te quiero mucho, nunca lo olvides.-y se fue por la ventana.

Me metí a bañar enseguida, me arregle, ya había pasado una hora, pero no sabia si bajar o no.

-Creo que te falta esto Diana.-Me voltee y vi a una mujer, era como un ángel de edad, parecía mayor que mi madre, y tenia unas extrañas espirales como marcas, caras y otras cosas que me dieron terror, sus cabellos eran cortos y lacios, su piel inmaculada de pequeñas arrugas, y suave como la seda, es era Jade Wokm, la Alta Sacerdotisa de Francia, ella era como mi tía adoptiva, y traía en las manos una pequeña caja de color rojo.-Se que te gustaría utilizar esto, y te lo quiero regalar a ti, se que tu te vas mañana mismo, por lo que este es el momento adecuado para darte esto, eres como mi hija como lo eres para la Alta Sacerdotisa Lady Liliam, se también que te extrañaremos mucho, por que tu eres hija y sobrina de nosotros, y esto es lo que todos deseamos para ti, pero eso ya no importa, ahora eres una de los nuestros, como nuestra hermana, y aunque haya una gran diferencia entre nuestras edades, lo somos, te quiero, y esto quiero que siempre lo traigas contigo, no importa a donde vallas esto te protegerá de todo mal.

-¿A qué te refieres?

-Mira, te contare un pequeño secreto.-Se sentó justo a mi lado en un banco que estaba a mi derecha, me miraba a los ojos.-Yo siento una aura mala en esa Alta Sacerdotisa, yo puedo ver el futuro de las personas con solo tocarlas, ella tenia amigos, y bueno, tu madre era una de ellas, ella era una prefecto en esa casa de la noche al igual que yo, pero yo no estaba entre esas amigas de ella, si no, que todo lo contrario, no me caía bien, un día la toque y bueno sentí un mal muy en lo profundo, como una semilla, y hace unas dos semanas nos encontramos por casualidad, ella tenia una aura de maldad, que me dio miedo, pero se que no me puede hacer nada aún por que no quiere causar tanto alboroto, aparte de que yo tengo un haz bajo la manga, ya hable con tu madre pero no quiere entender, ni escuchar, ella ve las auras, pero alguna aura la cegó, por eso no las puede ver como antes, aunque sea así no es tonta y esta asustada y tiene miedo por ti, al igual que yo, solo espero que seas protegida al igual que todos los que se vallan para allá, y los que están allá, que la diosa los proteja, tu junto con tus padres eres nuestra debilidad, pues aunque tengamos alumnos, tu viniste e hiciste feliz a tu madre, por lo que también a nosotros, se lo que dicen los demás de que no te tienen confianza pero eso era porque eras humana, y ellos son muy quisquillosos con esas cosas. Pero regresando al tema, este fue un regalo de mi madre, ella amaba estas cosas, esto nunca lo utilice por miedo a perderle, o que le pasara algo, pero te lo quiero dar para que te cuide.Ten.-Me extendió la caja, yo la abrí, era lo más hermoso que eh visto, su cadena delgada de plata, tenia justo cuando llegaba en medio había una piedrita roja un poco grande, lo agarre, y lo voltee, decía (15/05/1300), esto tenia como más de 712 años de antigüedad, y en mi fecha de nacimiento.

-¿Qué es esto?.-Mis ojos estaban llenos de lagrimas, y justo me combinaba con el vestido, que era rojo con negro, por el cual me dio algo de pena, pues tenia una gran abertura en la parte derecha del vestido, donde salia levemente mi pierna, era extraple en forma de corazón, donde tenia un leve encaje negro, y las zapatillas, eran casi igual que el vestido, solo que eran negras y el encaje era negro, estaba muy hermosa este día, y con esto, como no tenia ningún collar adecuado, es más ni tengo pues se quedaron en el incendio.

-Esto es un regalo que quiero que lo uses, es un rubí, espero que te guste.

-Es lo más hermoso que eh visto en mi vida, gracias.

-De nada, pero haber que te lo pongo.-Traía el cabello amarrado por lo que no me lo tenia que alzar, me lo puso y de pronto sentí como una extraña sensación de paz me inundaba, todo era tan hermoso, me quedaba justo en donde mis dos huesos se alzaban levemente, parecía como si lo estuvieran señalando, me sentí tan bien y tan segura, ya no tenía miedo ni nervios, sino una paz espiritual que deseo que siempre quedase así.

-Te vez hermosa.

-Gracias, tía.Bueno ya hay que bajar.-Me levante, y el vestido dio a ver mi pierna, que vergüenza.Pero baje, y como lo prometió, ahí estaba él con un ramillete rojo y negro, estaba al pie de la escalera, cuando escucho pasos me miro con un brillo en los ojos que parecían dos hermosos diamantes grises, me tomo la mano y me llevo a su lado, me puso el ramillete y me sentí como una princesa.

-Bueno, ¿te gustaría acompañarme a mi, a la fiesta?

-Acepto, vamonos, que se nos va a hacer tarde.-Caminamos hacía el hermoso vehículo, era un pequeña lemosina.

Me abrió la puerta y me subí, ahí estaban Lily con su novio Mark, también estaban Rous y Frederik, y luego estábamos nosotros, todos lo vestidos eran hermosos, Lily con su piel blanca como la nieve y su cabello tan claro que pareciablanco, traía un vestido verde oliva con encaje negro, era extraple pero el encaje se subía hasta formar un circulo un poco más abajo de su cuello, levaba puesto unos guantes de malla, zapatillas negras, y en la cabeza un pequeño sombrerito, su vestido era corto y en forma de globo, traía un pequeño chal, se veía muy bonita, y como siempre llevaba más negro aún que yo, era una darketa por lo que el negro era su tono favorito, Rous con su tez casi igual de blanca como la de Lily, pero con su cabellera pelirroja, o mejor dicho rubia anaranjada, llevaba un vestido como de princesa, muy apompado, con muchos olanes, y en tono azul, haciendo resaltar sus ojos realmente azules, daba a ver sus hombros y parte del pecho, llevaba unos guantes más largos que los míos en tono blanco, parecía salida de un cuento de hadas, yo era la única que no traía una bolsa de colgar sino una de mano, todos estaban muy callados, incluso se volvió algo incomodo, todos nos miraban con mucha determinación, y con una sonrisa como la de ¿con que si eh?, me moví incomoda en mi asiento, Lily fue la primera en hablar.

-¿Y, cómo estas?

-Pues bien, en parte bien, gracias por preocuparte.

-¡Hay, ya no aguanto más!, ¿Están saliendo juntos?-Grito Rous

Mire a Jeremy con mirada preocupada, no sabía que decir, así que el fue el que respondió.-No, no lo somos.

-Pero si le diste un beso, ¿Cómo que no lo son?.-Seguía insistiendo Rous con impaciencia.

-Aún no me le eh declarado.

-Pero ¿por qué no lo hiciste?.-Pregunto Mark con cautela.

-Que les importa, tal vez solo se me le antojo besarla.-Dijo Jeremy con enojo

-Entonces, devuélveme mi primer beso.-Exigí en voz baja, lo mire a los ojos, y él me miraba con la boca entreabierta y ojos desorbitados y con sorpresa, pero eso solo duro unos pocos segundos para luego responder a mi plegaría con indiferencia, y enojo.

-No, no puedo hacerlo, lo que ocurrió ocurrió, es pasado esto es el presente y el pasado no se cambia.

-¡No le hables así a mi amiga!.-Salio a mi defensa mi amiga Lily.

-No eres mi madre, y ¡Cállate!.-Le grito aún más fuerte Jeremy, el aire se llenaba de tensión, y entonces el que salio a la defensa de Lily fue Mark, su novio.

-¡No le hables así a mi Lily, entiendes idiota!

-Me da igual. ¿Ya llegamos?

-Eres un bipolar Jeremy, ven Dian, ven, ponte aquí.-Me dijo el novio de Rous haciéndome un pequeño espacio en le puerta del otro lado, me cambie con nervios de caerme, me senté a su lado, él siempre había estado cuidando de mi, pues era el hermano de Lily, por lo que también era mi mejor amigo, él siempre había cuidado de mi, y me recargue en su hombro, estaba triste pues yo sabia como era Jeremy con las relaciones, nada duradero, es verdaderamente triste. Y me quede dormida.

-Dian, ya llegamos, despiértate.-Me decía Frederik abrí los ojos de inmediato, me levante rápidamente, era la última así que me fui moviendo por el asiento hasta que salí. Jeremy me tendía la mano pero no se la tome, no es mi pareja porque tendría que tomarlo de la mano, salí delicadamente del carro, y camine hacía el interior de la fiesta todo estaba decorado de color azul y plata.

Todo paso tan rápido, hice de todo, baile, comí, platique, reí, y me inscribieron en un concurso, por lo que tuve que modelar.

-Y por ultimó nombraremos a la del mejor vestido.-Traía un sobre donde lo saco una tarjeta.-En tercer lugar esta Gabriela, en segundo lugar esta Diana L., y el más deseado el mejor, el primer lugar es para Rous, felicidades a nuestras ganadoras, por favor pasen adelante.

Me levante de la silla y me tope con Rous.-Felicidades Rous, el primer lugar, muchas felicidades.-Dije con mucha alegría.

-Gracias Dian, también muchas felicidades, vamos.

Seguimos caminando, nos dieron una corona y rosas, y a la del primer lugar un cetro de plástico, me sentía de nuevo como una princesa y Rous era la reina, de pronto Jeremy subió corriendo y le arrebato el micrófono de las manos al encargado de tenerlo en ese tiempo, se voltio y dijo.

-Lamento haber sido así en la lemosina, de verdad me gustas, te amo demasiado, por favor se mi novia.

Las dos se quedaron sorprendidas pero yo me quede feliz y dije.-Acepto, yo también te quiero Jeremy.

Tiro el micrófono al suelo, y me abrazo fuertemente, se escucharon varios Ha, provenientes del alumnado, me empece a reír. Bajamos agarrados de la mano como una pareja, bailamos un hermoso vals, mi ultimo vals y mi ultimo día con todas estas personas maravillosas, y se me hizo un nudo en la garganta, todo fue tan hermoso, todo hasta cuando Jeremy me dejo en mi casa a la una de la mañana.

Me fui a dormir, para que al rato pueda ir a visitar a mi otra familia.



Me desperté a las siete de la mañana, a dos horas de irme, me metí a bañar, y me arregle.Me puse un pantalón, una camisa blanca de manga larga, un chaleco de cuero y unas botas negras, sabia que era algo ridículo, pero quería ir primero al establo para montar a Tilda, la yegua de la escuela, desde que llegue ella se convirtió en mi mascota, yo la cuidaba, y aunque ya estuviese vieja aún corría como lo hacia hace tres años, yo la extrañaría demasiado, ella fue parte de mi, y ahora ese pedacito mio se me iba a arrancar de mi lado, esto me entristece, pero tengo que comentárselo.
Camine hasta el establo, se encontraba tomando agua, viéndola como yo la veía sus movimientos eran más serenos, parecía costarle más trabajo pero daba lo mejor de si, y no se daba por vencida, me entristeció mucho verla en tal estado, me acerque poco a poco hasta su lado, le di unas palmaditas en el lomo y levanto la cabeza.

-Hola querida, ¿como estas?.-Se dio media vuelta y me pego un poco con su cabeza en la mía, cosa que es afectiva en su idioma.-Si, eso es verdad, también te amo, quiero decirte algo.

-Mira, yo, me, yo, me, me acaban de marcar, y como este lugar ya ni siquiera va a servir, lo están por vender, me voy a tener que ir a Tulsa, y a esa Casa de la Noche, ya no voy a venir a visitarte, ya no voy a venir todos los días, ni ningún día,-se me llenaron los ojos de lagrimas, y ya empezaba a moquear.- T-Te voy a extrañar, nunca te olvidare, yo yo te quiero mucho, me da tristeza dejarte, pero no puedo hacer nada, ya todo esta decidido, me voy al rato, y me gustaría que me llevaras al orfanato y para estar juntas, ¿Qué opinas chica?

Se volvió a voltear mostrándome su espalda o lomo, le puse la silla y me subí en ella.

Cabalgar siempre me relajaba, siempre eh tenido mucha influencia y despido una aura de controladora y peligrosa que daba miedo a todos, pero nunca se me alejaban era como una gran controversia, creo que eso es herencia de mi padre el hombre más controlador del mundo o era el más controlador, y de mi madre saque su tenacidad, ser dulce, su tranquilidad y que mi aura sea una controversia total, pues causaba tanto temor, vigorosidad y parecía ser una gran tormenta, pero a la vez daba a ver tranquilidad, alegría, influencia y amor, una lucha dentro que mi siempre se empezaba pero que nunca acababa.

-Llévame al orfanato "Marylu", ya sabes donde queda, ¡¡Yea!!.-Se alzo y empezó a correr hacia el orfanato.


Llegue al orfanato en eso de las 8:00, me baje y la enlace al poste de luz, todo seguía igual que cuando llegue, paredes con plantas y con limo, la puerta de madera a punto de caer de lo podrida que estaba, me dirigí hacía ella y pase, los niños estaban corriendo y jugando a la cuerda, avión y a las atrapadas, había un niño de cabellos rubios y piel extremadamente blanca en el rincón del patio, sentí un aura de pesadez que aunque estuviese a un kilómetro de distancia la sentiría, y no era nada agradable, me daba tristeza, por que así llegue yo y así vi a Jeremy en mis primeros días en el orfanato "Marylu", todos los niños dejaron de jugar cuando me vieron recargada en la pared, vinieron a saludarme y echarse el chisme de como me marcaron, aunque claro no les iba a decir que casi me hacen papilla ese pedazo de techo, solo les dije que llegaron me marcaron y se fueron y por lo visto no les gusto mucho la respuesta, se despidieron con una reverencia tipo reina, me empece a reír como loca a su reacción, aún tenia el brazo enyesado por la fractura pero no me costo trabajo cabalgar sin caerme de la yegua, sino fuese así ya estaría en el hospital por más fractura en mi desdichado brazo.

El niño seguía sentadito en posición fetal justo en el rincón que daba toda oscuridad, me acerque a él con cautela y precaución, me quede parada delante de él y fue cuando me di cuenta que lloraba, una pelota le pego en la cabeza y el niño grito:

-¡Dejen de molestarme!

-Huy que coyón, deja de llorar que pareces marica, o sera que lo eres.

-Cállense, ¡idiotas!

-Huy que miedo, mira como tiemblo mira como tiemblo.-Dijeron los dos niños moviendo todo el cuerpo, y eso fue el colmo, yo no tenía mucha paciencia en eso de las injusticias y mucho menos en molestar a los demás.

-Vengan, ustedes dos, vengan para acá.-Dije, tan enojada que me rechinaban los dientes, mi aura se expandía y se tornaba pesada y peligrosa, pero aún así los dos niños vinieron como un par de perros regañados.-Se creen muy hombresitos, ¿Verdad?

-Eh, esta vieja nos habla, ha es una vampiresa, huy huy huy, no pero lo seremos.-Dijo el niño más llenito tenia pecas y su piel parecía ser suave, su cabello era de color café, era bajito.

-¿Seguros?

-Eh, Billi, creo que no es bueno, esto no me gusta, me asusta.-Dijo el más alto y muy delgado, su piel era de color y no tenía cabello.

-Así que, tú eres Billi, ¿les doy miedo?.-Me esforzaba mucho para que mi aura de peligro, tempestad, y maldad saliera a la luz, era tan pesada y cansada que los estaba haciendo empequeñecer.

-No..-Dijo Billi pero era obvio que si.

-Si, por favor para me asustas.-Dijo el otro niño.

-Pam deja de decir esas estupideces, esta n-no da da miedo.-Estaba por vencer.

-No digas eso, me esta asustando, pare pare...-Se tapaba la cabeza con ambas manos, parecía estarce defendiéndose de mi aura.

-Pero yo no doy miedo, soy un pan de dios, vamos, que no eran tan hombrecitos hace rato, cuando le pegaron y lo molestaron.-Los dos empezaron a llorar y a gritar que parara, se tiraron al suelo como si sintieran dolor.-Pero yo no estoy haciendo nada, como que pare.

-¡Para!.-Gritaron con exasperación y miedo.

-Ok, pero disculpanse con él.-Dije señalando al niño de atrás que me miraba con sorpresa.

-Lo sentimos, lo sentimos, ya no te molestaremos, ya no, lo sentimos.-Dijeron los dos al unisono y se fueron corriendo.

Me voltee, el pequeño me miraba intrigado, me senté junto a él.

-¿Cómo estas?.-Pregunte recargando la cabeza en la pared.

-Eh, ¿por qué lo hiciste?

-¿Hacer qué?

-Eso, ayudarme con ellos, son nuevos.

-Con que nuevos.........-Mi mirada sospechosa los siguió hasta que se alejaron completamente de mi vista.-¿te molan mucho?

-Si, a todos, ellos creo que son primos, nunca nadie los había hecho llorar sin tocarles, gracias por protegerme.

-De nada ¿Cuantos años tienes?

-Tengo 7 años, ya se soy muy llorón.

-Oh, no, yo aún lloro mucho por lo que me paso hace más de doce años.

-¿Qué te paso?

-Pues lo mismo que a ti.

-No lo creo.

-Entonces, ¿Qué te paso?

-Me quede huérfano hace unos dos días, una balacera, me salvaron, no lo puedo creer que ya no sentiré sus abrazos, ni sus voces diciéndome cosas.-Sus ojitos se le llenaron de lagrimas, me carcomía por dentro, como le pasaba a la puerta de la entrada.-Los extraño.

-Cariño, yo igual los extraño, mis padres me dejaron cuando tenía cuatro años, balacera no pero si masacre en mi casa, uno por uno, cayendo uno por uno a mis pies, ayudando a una niña a salvarse, mi vida no ha sido nada fácil, sabias que yo eh estado aquí por dos años, me conocen bien y los conozco bien, cada uno de ellos a sido victima de mi fuerza, y los protejo muy bien.

-¿Fuerza?

-JA JA JA JA JA, bueno a la fuerza de seguir adelante les ayude a curar su corazón, y se los voy a volver a romper, soy como su madre, los mayores se fueron y yo soy la generación más vieja de todos, soy fuerte con mi aura, te quiero decir que, que sigas adelante, alguien te dará amor, y esas serán la hermana Marylu y las demás hermanas, hasta que te adopten, te deseo lo mejor, a mi me adoptaron un par de vampiros, y resulta que son los mejores padres, los amo y ellos me aman, así pasara contigo.-Lo toque de la mano y lo mire a los ojos, unas imágenes oscuridad, miedo, sangre, personas, lloriqueo, gritos, disparos, dentro de mi se me lleno de miedo, de esos gritos, penumbra, todo lo que pasaba ahí me llego horrendamente, ya no aguantaba más me aparte de él, respiraba dificultosamente, daba bocadas de aire, busque en mi bolsa que traía colgada del cuello hasta que encontré lo que tanto buscaba, mi inhalador, lo agite, lo puse en mi boca y aspire dos veces, cerré los ojos, recargue la cabeza en la pared, no podía abrirlos, un rayito de sol me pego en la cara, me lastimaba demasiado, y de pronto una gran nube la tapo, pude abrir los ojos, lo mire a los ojos pero ya no vi nada.

-¿Cómo te llamas?.-Pregunte.

-Me llamo Quened Kaen, y ¿Tú?

-Aún no lo se, pero mi nombre pasado era Diana Laura Medvill.

-Pero, que los Medvill no murieron ya, salio en las noticias hace mucho tiempo, me lo comento mi mamá, que una masacre en casa........-Lo mire seriamente y por fin lo capto.-Oh, eres la niña de las noticias, la que dijo lo que paso, la supuesta hija de la empleada, pero aun así los Medvill ya murieron, y también los dejaron irreconocibles, se que eran malos, eran "narcos".-Me lo dijo en el oído y muy bajito.

-Te digo, yo soy muy peligrosa, y si soy Diana Laura Medvill.

-Entonces todo fue una gran mentira, la que sobrevivió fue la hija del buen malo, tú no deberías estar con los tuyos.-No se asusto en lo absoluto, parecía interesado, era triste pero si con mi historia dejaba de estar triste que así sea.

-No, no lo estoy, los que mataron a mi familia fueron los terceros al mando, también mataron a los segundos al mando, se que ello vivían en las Vegas, paso lo mismo que con la mía, yo me llevaba bien con el hermano mayor, me daba risa, y su hermana menor era una bebita cuando yo tenía tres, pero nos trasladamos a España todo fue tan normal, y ya no lo eh vuelto a ver. ¿Qué hora es?

-Son las 9:50.

-Hay, ya me tengo que ir, pero antes tengo que hablar con todos. ¡Hey, club Marylu!.-Y todos los que me estimaban y conocía vinieron a mi llamado, había creado ese club Jeremy y yo luego los demás empezaron a llegar y somos una comunidad como una hermandad.-Tengo algo muy importante que decirles. Como empezar....-Dije todo, que me iba a una escuela a Tulsa, todo sin omitir nada.

Todos estaban llorando y había caras largas, los niños tenían los ojos llenos de lagrimas mientras que las niñas lloraban a todo lo que daban sus ojitos.

-Por favor, no me despidan así, quiero unas grandes sonrisas, me quiero llevar algo feliz, no me hagan esto por favor, Miranda no llores, ve pequeña, ven.-La abrace.

-Pero por que, bueno, es tú decisión, y siempre tomas buenas decisiones te deseo lo mejor Di, te extrañaremos.

-Lucas, gracias, ya me tengo que ir, pero no sin antes hacer tres cosas, una quiero que se queden bien, que no lloren estaré en contacto con Jeremy el me informara de todo lo que pase, estarán en mi corazón, segundo, lo eh pensado y creo que en mi lugar se quedara Quened Kaen, él es muy fuerte, es joven, y mayor que ustedes, los va a guiar con sabiduría, tiene fuerza como yo, espero que respeten mi decisión, es un chico que no le teme y que sabe que es mejor seguir caminando que quedarse estancado, y espero que él sepa escoger bien a nuestro próximo líder, cuando se es miembro de esta hermandad nunca se sale, nos apoyamos con todo, y por ultimo, quiero una foto con todos.-Justo en ese momento iban saliendo Jeremy, Rous, Lily, Mark,Frederik y la hermana Marylu-¡Hermana! ¿nos podríamos tomar una foto todos?

-Oh, claro.

-Traigo mi cámara, a ver niños pónganse, hermana, Jeremy, Lily, Rous, Mark,Frederik vengan a tomarnos la foto.-Acomode la cámara todos estaban ya en posición la acomode para diez segundos, corri y me acomode, la foto salio instintivamente, salio perfecta, Jeremy me miraba con amor, Lily a mi lado me abrazaba, Rous y Frederikse estaban del lado de Jeremy se miraban con una intimidad que me daba pena, Mark estaba junto a Llily, la tomaba de la cintura por lo que se pegaba un poco a mi, Jeremy me miraba y puso su brazo alrededor de mis hombros, los niños estaban por debajo de nosotros, la hermana estaba del lado de Mark, Quened estaba debajo de mi, sonreíamos felices estaba perfecta, me gusto mucho, la guarde dentro de mi cartera.


Ya estaba en el avión, miraba todo por la ventanilla del asiento, a mi lado estaba Jeremy y atrás estaban mi mamá y padre, me quede dormida a los pocos minutos, si soñé algo definitivamente no me acuerdo.
avatar
DIANE L.
Alumno de Quinto
Alumno de Quinto

Mensajes : 495
Puntos de experiencia : 554
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 17/03/2012
Edad : 19
Localización : Veracruz

Hoja de personaje
Nombre: Julieta Parik
Pareja: -
Don: Atmoquinesis

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.